Las víctimas de la violencia infantil tienen el doble de riesgo de suicidio

Según los resultados de una revisión sobre los estudios realizados en relación a las consecuencias de los diferentes tipos de violencia infantil, acoso escolar, maltrato, abusos sexuales, etc, los niños que son víctimas de estas formas de violencia tienen hasta el doble de riesgo de suicidio antes de cumplir los 26 años de edad.

Estudio sobre el suicidio

Según los resultados de un estudio realizado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), las víctimas de la violencia infantil tienen el doble de riesgo de suicidio antes de cumplir los 26 años, por lo que se considera prioritario que los jóvenes que han sufrido abusos en la infancia o en la adolescencia, sean objetivos prioritarios en los programas de prevención de suicidio.

El estudio es una revisión de las investigaciones más significativas que se han realizado en diferentes países del mundo, en ellos se han abordado temas como el acoso escolar, el abuso físico o psíquico, la negligencia, la violencia de género, y en definitiva, todos los posibles tipos de violencia que pueden sufrir los niños de forma directa o indirecta. Según los resultados de esta revisión, la exposición a la violencia en edades tempranas se asocia a un mayor riesgo de intento de suicidio antes de cumplir los 26 años.

El suicidio es la segunda causa de muerte en los jóvenes, los expertos explican que la tasa de suicidios en el mundo se ha incrementado en los últimos 45 años en un 60%, siendo los jóvenes el grupo de mayor riesgo en una tercera parte de los países analizados, ya sean desarrollados o en vías de desarrollo. El suicidio tiene un coste familiar y social elevado, sobre todo si la víctima es una persona joven, esto es algo lógico, ya que el joven que se ha suicidado pierde una media de 60 años de vida, además genera una enorme discapacidad familiar truncando la marcha de la familia.

En Pequelia hemos hablado sobre todo de la relación entre el riesgo de suicidio y el acoso escolar o el abuso sexual, esta revisión extiende el riesgo a todo tipo de formas de violencia que pueden sufrir los niños y que provocan secuelas psicológicas que se mantienen a lo largo de los años. Como explican los expertos, la exposición a la violencia en la infancia no tiene sólo consecuencias a corto plazo, también tiene consecuencias a largo plazo y en ocasiones se manifiestan de forma más notoria que en la infancia.

Destacan los niños que sufren violencia interpersonal, ya sea sexual o no sexual, como los que tienen más probabilidades de sufrir trastornos mentales, tener comportamientos sexuales de riesgo, consumir drogas, querer suicidarse, etc., por ello es muy importante que los programas de prevención de suicidio se centren en estos niños y jóvenes. Los investigadores destacan programas pioneros como el puesto en marcha en Cataluña denominado ‘Código Riesgo Suicidio’, su cometido es el de prevenir la mortalidad por este motivo. En este programa tiene un papel significativo el Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar.

Dado que es muy complicado poder eliminar la exposición a la violencia interpersonal en la infancia, es necesario que estén operativos programas como el indicado a fin de poder atender a estos niños y jóvenes que han sufrido algún tipo de violencia, grupos de expertos tienen un papel fundamental para identificar los problemas y apoyar a las víctimas, intentando eliminar las ideas suicidas.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de la página web del Hospital del Mar, y a través de este artículo publicado en la revista científica Acta Psychiatrica Scabdinavica.

Foto | Jenn Durfey

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...