Las rabietas de los niños autistas no son causadas por las deficiencias del lenguaje y el habla

Una investigación estadounidense demuestra que las rabietas que sufren los niños autistas no se deben a las deficiencias del lenguaje y el habla, los expertos consideran que las principales razones de este comportamiento es la desregulación del estado de ánimo y una baja tolerancia a la frustración.

Rabietas de niños autistas

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del Penn State College of Medicine de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos), las rabietas de los niños autistas no son causadas por las deficiencias del lenguaje y el habla. El descubrimiento podría ser de gran ayuda para aquellos padres de niños que sufren TEA (Trastornos del espectro autista) y que buscan el mejor tratamiento para los problemas de comportamiento de sus hijos.

Los expertos comentan que los niños con autismo sufren más rabietas que los niños que no tienen el trastorno, los padres suelen considerar que esto se debe a los problemas del habla y del lenguaje, ya que algunos niños autistas no son capaces de comunicarse y no saben hacerse comprender por los demás. El estudio pretendía constatar si esto era así o si las rabietas se producían por otras causas.

En el estudio, los expertos analizaron la relación entre la frecuencia de las rabietas en 240 niños con edades comprendidas entre los 15 meses y unos 7 años. Se analizó la capacidad de comprensión del lenguaje y el uso que se hacía de las palabras, y según los resultados, el 3% de los casos de rabietas se producían a pesar de no tener problemas del habla y del lenguaje. También se constató que los niños que hablaban en un nivel similar al de un niño de dos años de edad y con un desarrollo normal, tenían más rabietas que los niños que tenían habilidades de habla inferiores.

Estos resultados demuestran que esa creencia generalizada de que las rabietas de los niños autistas están asociadas a la dificultad que tienen para comunicar sus necesidades y deseos a sus cuidadores, es errónea. En la investigación se ha constatado que sólo un porcentaje pequeño de rabietas son causadas por los motivos descritos. Anteriormente ya se había realizado un estudio sobre este tema, pero la muestra de niños era muy pequeña, en esta ocasión se ha trabajado con una muestra más amplia obteniendo resultados muy similares. Hay que decir que se trata del primer estudio de su clase que se realiza, en el que se ha medido el cociente intelectual de los niños y se ha tenido en cuenta el lenguaje y el habla como variables promotoras e las rabietas.

Los expertos explican la diferencia entre el lenguaje y el habla en el estudio de los niños con autismo, el lenguaje es la capacidad del niño para entender el propósito de las palabras y entender lo que se le dice. El habla es la capacidad para usar la boca, la lengua, los labios y la mandíbula para formar los sonidos de las palabras y hacer esos sonidos comprensibles para otras personas.

Tras analizar los resultados, se considera que la desregulación del estado de ánimo y una baja tolerancia a la frustración, que son dos rasgos comunes en los niños autistas, posiblemente son factores que causan las rabietas y que deben ser estudiados en profundidad. Los expertos recomiendan a los médicos que no digan a los padres de niños autistas que el comportamiento de sus hijos mejorará a medida que mejoren en el habla y el lenguaje, porque se ha demostrado que no es así.

Ahora se estudia el desarrollo de una terapia que pueda ayudar a los niños, mostrándoles cómo se pueden satisfacer sus necesidades cuando el comportamiento es más aceptable que el hecho de tener una rabieta. La investigación es interesante, una terapia de este tipo puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los niños y de las familias en general.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de la página web de la Universidad de Pensilvania.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...