Las princesas Disney aumentan los estereotipos de género en los niños de preescolar

Una investigación concluye que las princesas Disney influyen negativamente en las niñas. aumentando el estereotipo de género y provocando que las niñas adopten comportamientos considerados femeninos, al no poder sentir que son capaces de realizar otras tareas o actividades.

Estereotipos de género

Según una investigación realizada por un grupo de psicólogos de la Universidad Brigham Young (Estados Unidos), las princesas Disney aumentan los estereotipos de género en los niños de preescolar. Los expertos explican que lógicamente, los padres suelen supervisar los medios audiovisuales que consumen los niños, orientándolos hacia determinados contenidos, como por ejemplo las películas Disney. De hecho, las películas que produce la factoría Disney son películas para niños que gustan también a los mayores y que se ven como positivas para el desarrollo de los más pequeños.

Sin embargo, la nueva investigación muestra que el compromiso con la “cultura de las princesas Disney” no es tan inofensivo como podamos creer, ya que puede influir en los niños de preescolar haciendo que sean más susceptibles a los estereotipos de género considerados potencialmente dañinos. No es que los comportamientos estereotipados sean malos por sí mismos, pero los expertos comentan que investigaciones anteriores han demostrado que pueden provocar limitaciones en las niñas cuando sean mayores.

Según el nuevo estudio, las niñas tienden a adoptar los comportamientos considerados femeninos, al no sentir que pueden realizar otras cosas, es decir, se diferencia entre actividades para niños y actividades para niñas, considerando que algunas son exclusivamente masculinas e interiorizando la idea equivocada de que el personaje masculino es un salvador. Muchos padres consideran que las princesas Disney son personajes inofensivos y seguros, pero tienen un impacto a largo plazo que no es nada recomendable, ya que limitan todo lo que pueden llegar a hacer las mujeres. Cierto es que durante los últimos años Disney está cambiando sus películas, convirtiendo a las princesas en heroínas que no necesitan ayuda de un personaje masculino para alcanzar sus objetivos o ser felices en la vida.

En el estudio participaron 198 niños de preescolar a los que se les evaluó el nivel de interacción que tenían con las princesas Disney a través de los juguetes, los juegos, las películas, etc. Se recopiló información de padres y educadores sobre el comportamiento estereotipado que tenían los niños, y se pidió a los pequeños que llevaran a cabo una tarea, la de clasificar y ordenar juguetes según el género, para niños, niñas o para ambos. Según los resultados obtenidos, el 96% de las niñas y el 87% de los niños habían consumido productos de princesas Disney (ver películas, jugar a juegos, etc). Mientras que más del 61% de las niñas juegan con juguetes de princesas Disney al menos una vez a la semana, y sólo un 4% de los niños hace lo mismo.

Una mayor interacción con las princesas Disney provocaba un comportamiento de estereotipo de género más exacerbado al cabo de un año en las niñas. Para los psicólogos este es un problema, ya que las niñas pueden evitar determinadas experiencias con las que podrían aprender al considerar que no son femeninas, o creer que sus oportunidades en la vida serán diferentes por ser mujeres. En este sentido, os recomendamos ver este vídeo sobre un experimento social en el que se demuestra que los niños son víctimas de los estereotipos sexistas.

El equipo de psicólogos explica que las niñas que se aferran a los estereotipos del género femenino, sienten que no pueden llevar a cabo determinadas actividades, que no pueden alcanzar ciertos objetivos en la vida, que no se sienten tan seguras en determinadas asignaturas como matemáticas o ciencias, que no les gusta ensuciarse, por lo que son menos propensas a experimentar con cosas, etc. En cambio, el comportamiento estereotipado no es algo preocupante entre los niños, la razón es que en el escenario de las princesas Disney los varones se presentan como superhéroes, por lo que los niños tienen una mayor autoestima y se sienten más útiles para con los demás. Los efectos negativos para las niñas no se limitan sólo a los comportamientos estereotipados, también afecta a la percepción que tienen de su cuerpo, ya que las princesas se convierten en modelos de belleza a seguir.

Los padres deben ser quienes equilibren la balanza, niños y niñas deben participar en todo tipo de actividades y descubrir con ello que pueden alcanzar cualquier meta que se propongan. Merece la pena recordar que la sociedad tiene también una percepción errónea, especialmente el género masculino, sean niños o adultos, al respecto os recomendamos acceder a este estudio que titulamos ‘Percepción errónea de lo que es hacer algo como una niña’, seguramente compartiréis sus conclusiones.

El estudio es amplio y nos proporciona muchos datos interesantes que merece la pena tener en cuenta, es necesario que las niñas puedan ver como iguales a los niños en todos los sentidos y los padres juegan un papel muy importante en ello. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la Universidad Brigham Young y en este artículo publicado en la revista científica Child Development.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...