Las enfermedades mejoran el sistema inmunológico infantil

Cáncer infantil

Una entrevista realizada a Pablo Menéndez Buján, Director del Banco Andaluz de Células Madre y experto en cáncer infantil, nos muestra que las enfermedades mejoran el sistema inmunológico infantil entrenándolo y fortaleciéndolo.

Desde que un niño nace, su sistema inmunológico comienza a desarrollarse y “aprende” con la experiencia, poco a poco y durante los dos primeros años su organismo se enfrenta a distintos ambientes que le provocan tos, resfriados, gripes y otras enfermedades que, según el experto, no deben preocupar a los padres.

Se podría decir que un niño necesita padecer enfermedades y superarlas para que su sistema inmunológico pueda entrenarse y fortalecerse adecuadamente, un ambiente totalmente antiséptico no es recomendable.

El especialista indica que cuando el niño cumple cuatro años, el sistema inmunológico se ha desarrollado suficientemente y puede enfrentarse mejor a enfermedades más severas y complicadas. Según Pablo Menéndez Buján, aquellos niños que no han sufrido en sus primeros años de vida algunas de las enfermedades que hemos mencionado, tendrán más posibilidades de padecer un cáncer o una leucemia infantil al no saber reaccionar adecuadamente el sistema inmune. Al parecer, el hecho de que el sistema inmunitario no sepa cómo reaccionar provoca el denominado proceso hiperproliferativo, un proceso que en ocasiones provoca la aparición del cáncer.

El avance de la sociedad y las mejoras en la calidad de vida han provocado que el sistema inmunológico deba enfrentarse a menos riesgos y por tanto el sistema inmunológico se desarrolla menos. El experto recomienda que un niño viva de forma normal e incluso parece recomendar que de vez en cuando sea bueno padecer alguna de las enfermedades que antes hemos mencionado. Esta entrevista está relacionada con el cáncer infantil y con una conferencia ofrecida por el especialista en la Sociedad Internacional de Bioética sobre esta enfermedad.

No es que se pueda evitar el cáncer gracias a padecer otras enfermedades de menor gravedad, pero sí se logra que se reduzca la posibilidad de que se produzca el proceso hiperproliferativo. Pablo Menéndez Buján hace hincapié en dejar que el niño viva de manera normal evitando comportamientos de sobreprotección como puede ser la higiene infantil extrema, comportamiento de algunos padres con el fin de evitar que el organismo de los niños puedan sufrir el ataque de los virus y bacterias a través de una constante vigilancia y limpieza del hogar.

En fin, las enfermedades que no son graves son necesarias y ayudarán a fortalecer a nuestros hijos, incluso lo que parece perjudicial puede ser recomendable en determinadas medidas.

Vía | La Nueva España
Foto | Ramona Heim

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...