Las dudas sobre las vacunas son una de las 10 amenazas para la salud mundial en 2019

La OMS clasifica las dudas sobre las vacunas como una de las 10 amenazas para la salud mundial en 2019. Según esta organización, año tras año crece el número de niños que no son vacunados y aunque existen varias razones de ello, se barajan como principales la desconfianza de los padres y la actuación de los antivacunas.

Grupos antivacunas

La OMS (Organización Mundial de la Salud) considera que las dudas sobre las vacunas son una de las 10 amenazas para la salud mundial en 2019, eleva esta amenaza al mismo nivel que la contaminación medioambiental o las bacterias resistentes a los antibióticos, entre otras cuestiones.

Esta organización explica que, si bien la tasa de inmunización es relativamente alta, el número de niños pequeños que no son vacunados o no reciben las dosis de refuerzo recomendadas está aumentando. No querer vacunar a los niños es una tendencia creciente tiene consecuencias negativas para la salud mundial, problema que se agravará a medida que pasen los años. Lamentablemente, cada vez más padres creen que existe una asociación entre las vacunas y el riesgo de sufrir autismo u otros problemas de salud, nada más lejos de la realidad, que ha sido demostrado científicamente.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, desde el año 2000 se ha experimentado un aumento preocupante del número de niños que no se vacunan. Según los estudios realizados, el 1’3% de los niños nacidos en 2015 en este país no recibió las vacunas recomendadas por la OMS, en 2011 el porcentaje era de un 0’9% y en el año 2001 era del 0’3%, por lo que se puede apreciar una clara progresión de la negativa a vacunar a los niños.

Existen varias razones por las que se decide no vacunar a los niños, pero el Grupo Asesor de Vacunas de la OMS apunta como razones principales, los inconvenientes para poder acceder a las vacunas o la falta de confianza, como factores que impulsan la no vacunación. Según algunas encuestas, como la realizada en Australia a 604 mujeres embarazadas, la falta de confianza en las instituciones y el gobierno, sumado a la falta de experiencia personal sobre los riesgos y problemas asociados a las enfermedades, eran factores por los que las mujeres se planteaban no vacunar a sus hijos.

Los antivacunas se han vuelto un grupo importante a tener en cuenta por ser una amenaza para todos los avances que se han realizado en materia de salud, especialmente contra enfermedades que son perfectamente prevenibles y que no tendrían que provocar la muerte de los niños. Sorprende saber que en países donde los antivacunas prácticamente habían desaparecido, se está experimentando un resurgimiento de estos grupos. Después nos encontramos con el drama de niños que mueren por enfermedades prevenibles y los padres se lamentan de haber seguido los consejos de los antivacunas.

El aumento de los casos de sarampión es sólo un ejemplo, es posible que en un futuro a corto plazo, enfermedades que prácticamente estaban erradicadas, vuelvan a resurgir a consecuencia de la no vacunación, por lo que no es extraño que los movimientos antivacunas se vean como una potencial amenaza para la salud mundial. Una de las estrategias que se plantean para este año es apoyar a los trabajadores sanitarios para que puedan proporcionar información confiable sobre las vacunas, facilitar la accesibilidad a las vacunas o desmontar completamente y de una forma más decisiva todo lo que declaran los grupos antivacunas, mitos falsos que no se basan en estudios científicos y no tienen razón de ser.

Podéis conocer más detalles sobre las estrategias y actuaciones que se llevarán a cabo este año para mejorar la tasa de vacunación a nivel mundial a través de la página web de la OMS.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...