Las diferencias morfológicas de los pies de niños y niñas se producen a los 8 años de edad

Un estudio determina que las diferencias morfológicas de los pies de niños y niñas se producen a los 8 años de edad, los datos muestran que es necesario que los fabricantes tengan en cuenta los resultados para poder fabricar calzado más cómodo y saludable para el desarrollo de los pies de los niños.

Salud de los pies infantiles

Ante la falta de datos sobre las características morfológicas de los pies de los niños, un grupo de investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha ha llevado a cabo un estudio para analizar las características de los pies según el sexo, llegando a la conclusión de que las diferencias morfológicas de los pies de niños y niñas se producen a los 8 años de edad. El estudio es de gran interés, ya que permitirá a los fabricantes de calzado diseñar hormas que se adapten con más precisión a las medidas y morfología de los pies en función de la edad y del sexo.

Posiblemente el Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas (INESCOP) tenga presente los resultados de este estudio sobre las diferencias morfológicas de los pies de los niños según el sexo, recordemos que este instituto constituyó recientemente un grupo de trabajo dedicado a la seguridad del calzado infantil, cuya finalidad es la de desarrollar normas técnicas específicas para el calzado de los niños.

El calzado debe proteger correctamente los pies, pero también debe poder facilitar que se desarrollen correctamente y para ello es necesario que se ajusten correctamente, con ello se logra además mejorar el confort. Considerar que pies de niños y niñas son iguales y fabricar un tipo de zapato estándar para ambos es un error a la vista de los datos obtenidos en el estudio.

En la investigación se analizaron los pies de un grupo de escolares con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años (497 niños y 534 niñas), parece ser que la mayoría de las diferencias en los pies de ambos sexos se apreciaban claramente en el segmento de edad de 8 a 10 años, lo que sugiere que es en ese rango de edad cuando los pies empiezan a desarrollar rasgos distintivos y característicos de cada sexo. Los expertos explican que las niñas llevan un calzado ligeramente más pequeño que el que les correspondería llevar, algo que atribuyen al ajuste de la anchura, esta conclusión se obtiene de la comparativa entre la talla real del calzado y la talla estimada.

Los investigadores advierten que unos zapatos mal ajustados pueden contribuir a provocar un mal desarrollo de los pies, algo que derivaría en deformidades que se sufrirían en edad adulta. Actualmente, para fabricar el calzado infantil a nivel general, se suele utilizar una escala lineal a partir de los moldes tomados de los pies adultos, esto es algo que no tiene sentido ya que las proporciones de los pies de los niños son totalmente diferentes a las de los pies de los adultos. En este sentido, parece que es necesario empezar a trabajar con moldes de pies infantiles y con diferenciación de sexo para lograr fabricar un zapato de calidad favorable a la salud de los pies.

Este error de tomar como referente la edad adulta se repite en muchos casos, un ejemplo es el desarrollo de fármacos y la administración de sus dosis, son varios los estudios que demuestran que los efectos en los adultos son distintos a los que se producen en los niños. Podéis conocer más detalles de este estudio a través del artículo publicado en la revista científica Ergonomics.

Foto | celine nadeau

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...