Las actividades extraescolares como obligación son contraproducentes

Llega la nueva temporada escolar y algunos padres ya están pensando en las actividades extraescolares, para algunos son una tabla de salvación, ya que incrementan el tiempo que los niños pasan atendidos. Sin embargo, si los niños no las realizan de buen grado y se convierten en una obligación, son contraproducentes y contribuyen incluso al fracaso escolar.

 Actividades extraescolares

Con el retorno a las aulas es obligado hablar de un tema que a algunos niños les encanta y a otros les preocupa, se trata de las actividades extraescolares, actividades como el deporte, los idiomas, la música, la pintura, el baile, las clases de programación, etc. Los niños se pueden ver sobrecargados con los horarios escolares, los deberes y estas actividades que para algunas familias suponen una tabla de salvación, ya que contribuyen a compaginar mejor la vida laboral con el cuidado de los niños, pues están más tiempo atendidos.

Algunos niños disfrutan con las actividades extraescolares, sobre todo si tratan materias que les gustan, se convierten en un rato de ocio con el que se entusiasman, hacen nuevos amigos y aprenden. Pero para otros, se convierten en obligaciones tediosas que no hacen más que provocar que puedan llegar a sufrir ansiedad, hay que tener en cuenta que en algunos casos, estas actividades tienen un nivel de exigencia superior al del colegio. Un ejemplo que hemos citado en otras ocasiones son algunas actividades deportivas, son actividades de competición en las que se exige mucho a los niños. Si, además, un padre está detrás de la actividad exigiendo buenos resultados, esto puede convertirse en una tortura para los niños.

Las actividades extraescolares deben realizarse con moderación, con ello se logrará que los pequeños tengan una vuelta a la rutina del día a día más fácil, hay que entender que no se pueden ocupar todas las horas de los niños, a esto hay que sumar que si tienen la etiqueta de obligación, son contraproducentes, horas que no sirven más que para tranquilidad de los padres por saber que durante ese tiempo los niños están atendidos. Las actividades que están sujetas a los deseos de los padres pueden terminar convirtiéndose en una carga para los niños, sobre todo si no se desarrollan por interés o pasión, pueden provocar que se entorpezca la evolución intelectual y otros valores como la sociabilidad, esto es algo que los expertos han advertido desde hace años.

Con una agenda abultada, los niños tienen menos tiempo para dedicar al ocio, algo que necesitan, pueden llegar cansados a casa y además deben afrontar otras tareas como los deberes, no pueden organizarse, no pueden jugar, pasar un rato con su familia, etc. Lo que en principio parece ser algo educativo y beneficioso como una actividad programada previamente por los padres, por ejemplo, las clases de inglés, las clases de baile o las sesiones de entrenamiento deportivo, se convierte en un yunque al cuello de los niños.

Es necesario que a la hora de elegir una actividad extraescolar se cuente con los intereses de los niños, también ayuda mucho buscar alternativas que no presionen y que además puedan ser más económicas, en este sentido, merece la pena dar un vistazo a las propuestas que ofrecen los colegios y algunos ayuntamientos. A la hora de organizar actividades escolares, necesariamente hay que tener en cuenta algunos puntos, que permitan a los niños tener tiempo de ocio y juego, que estas actividades favorezcan la interacción con otros niños, que contribuyan en el aprendizaje y que no persigan conseguir resultados, que sean simplemente un complemento.

Debe ser necesario que los niños quieran realizarlas, que sean apropiadas para su edad, que no supongan una sobrecarga y que disfruten con ellas. Sobre la edad, merece la pena destacar que los expertos comentan que los menores de seis años no deben realizar prácticamente ninguna actividad extraescolar, salvo excepciones, como la natación o un segundo idioma, pero siempre en un contexto de moderación y aprendizaje en un entorno de juego. Por último, recordar que no realizar actividades extraescolares con moderación y siguiendo las recomendaciones indicadas, puede conducir al fracaso escolar.

Foto | Lupuca

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...