La violencia modifica el ADN de los niños

La violencia es negativa para cualquier individuo, sobre todo si se es un niño ya que durante la infancia se tienen muchos menos recursos para evitar el ambiente violento. Los malos tratos no solamente actúan sobre el estado anímico de los individuos sino que además tiene otras enormes consecuencias sobre las personas que la sufren más allá del daño físico, ya que se ha descubierto que los niños violentados ven modificado su ADN.

Un grupo de investigadores norteamericanos ha desarrollado una investigación al respecto comprobando que la exposición desde la infancia a la violencia daña notablemente su ADN, debido a que se produce un desgaste genético similar al de un envejecimiento prematuro, por lo tanto, los niños que viven violencia envejecen mucho más rápido, inclusive pueden llegar a tener genéticamente 10 años en términos biológicos de lo indica la edad real del pequeño.

Los telómeros que señalan el envejecimiento biológico en las personas se gastan de manera prematura en los casos de niños que han sufrido violencia verbal o física durante sus primeros años de vida. Este descubrimiento puede explicar el motivo por el cual las personas que han tenido una vida dificil parecen mucho más grandes de lo que en realidad son, según confirma el estudio de la Universidad de Duke en los Estados Unidos de América.

Los telómeros son secuencias especiales que forman parte de la cadena de ADN y que sirven entre otras cosas para mostrar el envejecimiento biológico del organismo, se encuentran ubicados en los extremos de los cromosomas y ayudan a evitar que se deshilachen y desmejoren rápidamente. En un envejecimiento natural con el paso del tiempo los telómeros de la persona se van cortando hasta llegar a un momento en el que ya no pueden proteger los cromosomas y tiene lugar la muerte de la célula.

Los investigadores idenficiaron que los niños que viven o que presencian violencia tenían telómeros con menor longitud comparados a otros niños que habían vivido una infancia normal sin acontecimientos violentos de importancia. Cuanta más violencia había vivido un niño entre los 5 y los 10 años más rápido se cortaban sus telómeros en longitud, por lo que su organismo funciona como si tuviera el doble de edad que en realidad tiene. El acortamiento de los telómeros se relacionan con la obesidad, el estrés y los trastornos piscológicos.

Vía | 20 minutos
Foto | iscjunior

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...