La TV es dañina para los niños

Se ha determinado que si bien para todos los niños no se recomiendan demasiadas horas de televisión al día, para aquellos menores a los dos años de vida es sumamente dañino ya que puede lastimar en gran medida su desarrollo cerebral, según ha podido determinar un reciente estudio que se llevó adelante gracias a un equipo de pediatras.

Se desaconseja que los niños pequeños miren videos o pantallas de televisión en cualquier momento del día, se solicita en cambio que los padres les hablen más y los estimulen con juegos y actividades físicas, rutinas que irán desarrollando mejor sus funciones motoras y sociales, favoreciendo su propia independencia en el proceso, una recomendación a cargo de la Academia Americana de Pediatría de los EE.UU.

El problema se centra en que pasar varias horas frente a una pantalla puede afectar la capacidad de los bebés a prestar atención al entorno que los rodea, por lo que el aprendizaje en general se retrasa, pudiendo inclusive tener problemas de lenguaje, trastornos de conducta y complicaciones para comunicarse en general, de hecho, que los padres miren mucha televisión también es perjudicial para los bebés, ya que se entretienen por demasiadas horas sin prestarles la atención suficiente a sus niños que están en un momento clave de su desarrollo.

La Academia Americana de Pediatría argumenta:

“Esta actualización de nuestras recomendaciones trae nuevas evidencias de que las pantallas potencialmente afectan el desarrollo de los niños menores de dos años sin que haya, por el contrario, evidencia de efectos “.

Ya en el pasado año 1999 el consejo emitió un alerta sobre el consumo indiscriminado de televisión en las familias, pero poco caso han hecho los adultos para revertir la situación, menos ahora tiempo en el que el mundo se ha visto inundado por pantallas de todo tipo.

Los padres deben ser concientes de la distracción que genera la televisión o el ordenador, además de otros dispositivos electrónicos, para poder apagar todo y pasar tiempo de calidad con sus hijos, ya que de otra forma es viable el desarrollo de una personalidad introvertida o antisocial durante su crecimiento, lo cierto es que cambiar las rutinas y fomentar a los niños a un desarrollo más sano, con actividades físicas y juegos, los predispone a un crecimiento más evolucionado con mejor estado físico además, por lo que se evita la obesidad infantil, entre una gran cantidad de beneficios más derivados de un vínculo fuerte entre padres e hijos.

Vía | El Comercio
Foto | Hello Beautiful

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...