La radiación UV se asocia al eccema en los niños

Un estudio en el que han participado investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona, concluye que la radiación UV se asocia al eccema en los niños, constatando que su prevalencia es mayor en los países donde el nivel de radiación es mayor. A pesar de los resultados, los expertos comentan que es necesario obtener datos más precisos a partir de información prospectiva con exposiciones individuales.

Dermatitis atópica

Una investigación de carácter internacional sobre los factores ambientales que se asocian a la dermatitis atópica en niños, concluye que la exposición a la radiación UV se relaciona con esta enfermedad y su prevalencia, en mayor o menor medida según el país. En el estudio se han analizado los datos pertenecientes a niños con edades comprendidas entre los 13 y 14 años de 214 escuelas de 87 países del mundo, y datos de niños de entre 6 y 7 años de 132 escuelas de 157 países diferentes.

Según los resultados obtenidos, en los países donde la exposición a la radiación UV puede ser elevada, la prevalencia del eccema o dermatitis atópica es mayor y va en aumento. La radiación UV o radiación ultravioleta está asociada, hablando de problemas de la piel, a la pérdida de elasticidad, a la aparición de manchas, a su envejecimiento o a enfermedades graves como el cáncer, entre otras.

Por otro lado, la dermatitis atópica, conocida también como eccema atópico, es una enfermedad que se caracteriza por la aparición en la piel de quien la padece, de unas erupciones pruriginosas de aspecto escamoso y de difícil tratamiento. Estas erupciones provocan continuos picores, el rascado persistente y la continua irritación de la piel, y provoca que adquiera una textura similar al cuero volviéndose gruesa.

Habitualmente hemos hablado de esta enfermedad y de cómo afecta a bebés y niños pequeños, pero evidentemente, afecta también a niños más mayores, siendo varias las causas que la provocan, como por ejemplo la higiene extrema o la contaminación ambiental. A diferencia de investigaciones anteriores, donde se sugería que factores climáticos como la temperatura, la humedad y la exposición a la radiación UV podían influir en la prevalencia de la enfermedad y sus síntomas, arrojando datos diferentes en cada uno, en este nuevo trabajo se ha tenido en cuenta la inclusión de datos de niños de países en vías de desarrollo, ya que la prevalencia de la dermatitis atópica está creciendo significativamente y la exposición a la radiación UV puede ser más elevada.

Los investigadores comentan que gracias a la gran cantidad de datos que se han analizado y contrastado, y que han sido obtenidos a partir del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia (ISAAC), se ha podido examinar en un marco más globalizado la relación de la exposición a la radiación UV y la incidencia del eccema en niños y adolescentes. De todos modos, aunque se determina una relación, los expertos consideran que los resultados que han obtenido deben ser interpretados con cautela, al menos hasta que se puedan obtener datos más precisos a partir de información prospectiva con exposiciones individuales.

El estudio apoya la hipótesis postulada hace tiempo en la que se determina qué la exposición a los rayos UV explica parte de la mayor prevalencia y variación de la incidencia de la enfermedad en todo el mundo. Podéis conocer más detalles de este estudio internacional en el que han participado investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), a través de este artículo publicado en la página web del ISGlobal, y en este artículo publicado en la revista científica Journal of Investigative Dermatology.

Foto | Philippe Put

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...