La pubertad de las niñas está relacionada con la herencia genética

Una investigación internacional en la que han participado 166 instituciones de todo el mundo, desvela que la pubertad de las niñas está relacionada con la herencia genética, concretamente con genes que se encuentran dentro de las regiones improntadas del genoma.

Herencia genética en los niños

Una investigación desarrollada por un equipo internacional de expertos de 166 instituciones de todo el mundo, concluye que la edad en la que llega la pubertad a las niñas está relacionada con la genética transmitida por los progenitores. Los expertos han identificado 123 variaciones genéticas que influyen en la fecha en la que las niñas tendrán su primer ciclo menstrual.

Para llegar a la conclusión de que la pubertad de las niñas está relacionada con la herencia genética, los expertos analizaron el ADN de 182.416 mujeres participantes en 57 estudios diferentes, de las 123 variaciones genéticas que influyen en la aparición de la pubertad, 6 se encontraban dentro de las regiones improntadas del genoma, es decir, genes que se expresan de un modo específico y que dependen del sexo del progenitor (origen parental). Los expertos explican que las características físicas heredadas son el resultado de la combinación de los genomas de los progenitores, pero los llamados genes impresos, tienen un papel más significativo en la influencia de los genes, sean del padre o de la madre.

Según los resultados obtenidos, los genes de uno de los padres, puede marcar de forma significativa cuándo se iniciará la pubertad en las hijas. Estos genes impresos tienen diferencias notables, algunos se activan cuando son heredados por parte de la madre, otros se activan cuando son heredados por parte del padre, en todo caso los genes impresos de unos y otros son determinantes y marcan el momento en el que las niñas tendrán su primer ciclo menstrual. Esto implica que ambos tipos de genes entran en un conflicto biológico a la hora de marcar el comienzo del desarrollo de sus hijos.

En otra investigación realizada con 35.000 mujeres se cotejaron los genes impresos con la fecha en la que las niñas iniciaron la pubertad, también analizaron el árbol genealógico de cada participante, el resultado mostró un desequilibrio de los padres en los patrones de herencia. Los expertos explican que se sabía que algunos genes impresos son responsables de controlar el crecimiento prenatal y el desarrollo de los hijos, pero tenían interés en saber si también influían en la maduración de los niños, en el padecimiento de enfermedades, etc.

Ahora se constata que la herencia genética determina la maduración de los hijos, pero no hay que olvidar que otros factores también son influyentes, por ejemplo la nutrición, el estilo de vida, la actividad física, al respecto os recomendamos retomar la lectura del post Pubertad precoz. Hablando de enfermedades y maduración, los expertos tratan de comprender porque la pubertad precoz de las niñas se asocia a un mayor riesgo de desarrollar diversas enfermedades en estado adulto, como por ejemplo la diabetes, el cáncer de mama, etc.

Este descubrimiento permite comprender mejor los procesos biológicos que están involucrados en niños y niñas, posiblemente a raíz de estos resultados se van a desarrollar nuevas investigaciones para conocer con más profundidad el papel que juegan los genes que están impresos en el genoma de los hijos, podéis conocer todos los detalles de la investigación, a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto| Rolands.lakis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...