La presión arterial puede aumentar en los niños si duermen mal

Una investigación muestra que la falta de sueño en niños y jóvenes provoca un aumento de la presión arterial. habituarse a no dormir lo suficiente podría incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas en edad adulta.

descanso infantil

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Hong Kong concluye que es muy importante que los niños duerman bien y las horas necesarias, ya que de lo contrario se incrementa el riesgo de que aumente la presión arterial. Para llegar a esta conclusión, los expertos estudiaron el sueño de 143 niños y jóvenes, con edades comprendidas entre los 10 y los 18 años. El grupo durmió en un laboratorio de sueño, lugar en el que se estudian los trastornos y perturbaciones relacionadas con él y se analizaron los patrones de sueño de cada niño.

En la estancia en el laboratorio del sueño también se midieron los valores de la presión arterial, además se les hizo un seguimiento del periodo de sueño durante una semana. Hay que destacar que los niños tenían un IMC normal, no sufrían problemas como apnea del sueño de forma acusada y en teoría podían descansar perfectamente. Según los resultados, basta una hora menos de sueño nocturno para que se incremente la presión arterial sistólica y diastólica. La presión arterial o tensión arterial es la fuerza con la que la sangre circula por el organismo, su medición es el resultado de la presión ejercida por la sangre en las arterias.

En la medición se recogen dos lecturas, la sistólica es la máxima presión que se registra en el sistema circulatorio y coincide con la sístole del ventrículo, la diastólica es la presión mínima registrada en las arterias y coincide con la diástole del ventrículo derecho. Para conocer más detalles sobre la presión arterial os recomendamos acceder a esta información. El caso es que los investigadores detectaron el incremento de la presión arterial por haber dormido menos, de acuerdo que los valores fueron poco significativos 2 en sistólica y 1 en diastólica, pero los investigadores creen que una reiterada pérdida de sueño podría provocar que los niños tuvieran más riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Los niños y jóvenes que participaron en el estudio tenían diferentes medias de sueño, algunos dormían más de 10 horas, otros entre 7 y 10 horas, y otros menos de 7 horas, a menor número de horas dormidas, mayor era la presión arterial al día siguiente. Este es otro ejemplo más de por qué es tan importante que los niños duerman bien y las horas necesarias, con ello se reduce el riesgo de sufrir diversos trastornos o enfermedades en edad adulta. Muchos niños no duermen las horas necesarias, los padres no deben ser permisivos y procurar que se acuesten pronto para garantizar que dormirán lo necesario. Dependiendo de la edad se debe dormir más o menos, en el caso de los niños de hasta 12 años de edad, unas 10 horas, los adolescentes pueden dormir una media de entre 8’5 y 9’5 horas para estar bien descansados, ¿cuántos niños y jóvenes cumplirán esta regla?

Muchos niños en época de exámenes duermen muy poco, intentan estudiar el máximo número posible de horas (los que son estudiosos) para intentar sacar la mayor nota, evidentemente a costa del sueño. Cuanto más mayores, menos horas duermen en temporada de exámenes, temporadas que se pueden prolongar de 2 a 3 semanas. Si no son los exámenes, son las películas o series, las salidas con amigos, los juegos de videoconsola y mil y una actividades que priorizan ante las horas de sueño. En este sentido los expertos explican que intentar dormir y “ponerse al día con el sueño” el fin de semana, ayuda algo para mejorar la presión arterial, pero no es suficiente para poder revertir el efecto de la falta de sueño diaria en la presión arterial.

Parece evidente que serán necesarios nuevos estudios en torno a este tema, los investigadores no entienden exactamente la relación entre falta de sueño y aumento de presión arterial, recordemos que estábamos hablando de niños y jóvenes con un peso adecuado, sanos y sin problemas de sueño significativos. Una hipótesis es que la falta de sueño podría aumentar la liberación de hormonas de estrés, hormonas que afectan a la presión arterial.

De la importancia del sueño hemos hablado en otras ocasiones, hemos explicado que dormir bien mejora el rendimiento intelectual de los niños, que los trastornos de sueño en la infancia producen graves problemas de salud y que hasta un tercio de los niños no descansa bien nunca.

Podéis conocer todos los detalles del estudio que determina que la presión arterial puede aumentar en los niños si duermen mal, a través del artículo publicado en Medline Plus.

Foto | Allspice1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...