La presentación de las comidas afecta a las preferencias alimentarias de los niños

Según los resultados de un estudio desarrollado en Dinamarca, la presentación de las comidas afecta a las preferencias alimentarias de los niños. Los resultados muestran que es preferible presentar los platos a los niños de entre 7 y 8 años con los ingredientes separados a fin de lograr una mayor aceptación de la comida.

Presentación de la comida a los niños

Según una investigación realizada por expertos del Departamento de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Copenhague, la presentación de las comidas afecta a las preferencias alimentarias de los niños. Recordemos que los resultados de anteriores investigaciones afirmaban que un niño debe probar ocho o nueve veces un alimento, como una nueva verdura, antes de que empiece a aceptarlo en su dieta, pero, ¿qué ocurre al cambiar la presentación del nuevo producto?

Muchos niños prefieren que se les sirva la comida de un modo particular e incluso en un orden específico, pero no se tiene mucho conocimiento basado en evidencias científicas sobre cómo los niños clasifican y comen su comida. Este es un aspecto relevante que merece la pena conocer en profundidad, ya que puede contribuir a aumentar su aceptación de alimentos como las verduras u otras comidas en general. Esta información puede ser de gran ayuda para los padres y los responsables de los comedores de las escuelas a la hora de configurar los menús de los niños, pero también puede ser de ayuda para la industria alimentaria, para incrementar la aceptación de la comida en base a la colocación y distribución de los ingredientes.

En el estudio realizado por el Departamento de Ciencia de los Alimentos participaron 100 niños de dos grupos de edad, de 7 a 8 años y de 12 a 14 años, a ambos grupos se les pidió que clasificaran sus preferencias alimentarias según seis fotografías que mostraban seis platos diferentes. Cada una de las presentaciones incluía diferentes alimentos, también productos vegetales donde se presentaban junto a otros ingredientes, separados o mezclados. Se encontró que las presentaciones eran muy distintas entre ambos grupos, el primero (7-8 años) y especialmente las niñas, preferían una presentación de los alimentos separada, a los niños en cambio, parecía darles igual. La investigación no aclara la razón por la que las niñas prefieren la mencionada presentación.

En el segundo grupo (12-14 años) los niños preferían un estilo de servicio intermedio, es decir, que sólo parte de los elementos del plato estén mezclados y el resto separados y bien diferenciados, sin que existieran diferencias con respecto a las preferencias de las niñas. Según los resultados, el estilo de servicio más elegido difería entre ambos grupos de edad en cuatro de las seis comidas que se mostraron a todos los niños, espaguetis, salteados, fajitas y ensalada de pasta, recordemos que los platos se presentaban con ingredientes separados para que no se tocaran entre sí, con mezclas de ingredientes separados e ingredientes sin mezclar, y con todos los ingredientes mezclados.

Alimentación infantil

Para los espaguetis, los niños mayores preferían el estilo de servicio intermedio y los niños más pequeños preferían el estilo de servicio intermedio o mixto. Para los salteados, los niños mayores preferían el estilo de servicio mixto y los niños más pequeños preferían el estilo de servicio separado. Para las fajitas, los niños mayores preferían el estilo de servicio mixto, algo que los niños más pequeños también preferían, aunque en menor grado, finalmente, los niños mayores preferían el estilo de servicio mixto y los niños más pequeños preferían el estilo de servicio separado para la ensalada de pasta.

¿Por qué los niños más pequeños prefieren una presentación separada? Existen algunas hipótesis, como la posibilidad de que exista la creencia de que diferentes ingredientes de un plato, puedan contaminarse si se mezclan (aroma, sabor, texturas, etc.), que prefieran consumir los productos siguiendo un orden concreto, o que una delimitación clara, proporcione una mejor visión de lo que se va a consumir. Por tanto, en base a los resultados, los expertos recomiendan que a los más pequeños se les sirvan los alimentos separados en el plato para lograr una mayor aceptación.

Los expertos comentan que si se proporcionan los ingredientes separados, se brinda a los niños la oportunidad de mezclarlos, pero si se les ofrecen ya mezclados, esa opción desaparece y puede que se incremente el rechazo a la comida. Quizá hubiera sido interesante añadir otra variable más, la de las presentaciones divertidas, como ya hemos comentado anteriormente en Pequelia, la presentación de un plato cuyos ingredientes forman un dibujo tiene una mayor aceptación que una presentación normal.

La investigación es bastante interesante, merece la pena realizar la prueba y comprobar si aumenta el grado de aceptación de las comidas de nuestros hijos. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Copenhague.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...