La Pica, niños que comen tierra

Es de común conocimiento que los niños pasan por una etapa en la que se llevan todo lo que encuentran a la boca ya que es una forma en la que ellos exploran e interpretan todo aquello que los rodea, pero sucede que en algunas ocasiones los bebés tienen especial interés en consumir ciertas cosas inadecuadas que pueden revelar la presencia de un trastorno alimentario, como ocurre con lo que se conoce como la Pica, que es cuando los pequeños tienen el impulso de comer tierra.

Los bebés que tienen este problema generalmente tienen cierta predilección por comer tierra, aunque también puede ocurrir con la arcilla, el jabón, la tiza, la arena, el hielo o inclusive excremento de animales si es que consigue tenerlo a su alcance, y se considera que es la Pica cuando este problema dura más de un mes en total y se vuelve cada vez más progresivo y evidente. En líneas generales podemos decir que es un trastorno de la alimentación que tiene lugar en entre el 10% y el 32% de los bebés y niños con edades entre 1 y 6 años de vida.

Cuando este cuadro se presenta puede ser motivado por varios motivos, tales como una alimentación inadecuada en el niño, que su organismo se encuentre escasos de nutrientes o que le falte alguna vitamina u oligoelemento, por lo tanto el niño come la tierra que puede brindárselo de una forma puramente instintiva. Claro que no siempre ocurre por esto, en muchos casos se sabe que se trata solamente de una etapa, debido a lo que comentamos anteriormente, a esa necesidad de exploración que tiene el bebé, intentando chupar o ingerir cosas para comprobar si son comestibles o no.

Lo cierto es que en cualquiera de los casos es un problema y hay que buscarle solución ya que el consumo de tierra en el bebé le puede provocar serios inconvenientes estomacales y digestivos, además corren el riesgo de ingerir elementos peligrosos como plomo o cualquier otro metal pesado que pueda encontrarse presente en la tierra, tampoco se puede descartar posibles intoxicaciones por lo que lo primero a tener en cuenta una vez que se descubre que el niño tiene tal tendencia, es brindarle una supervisión constante para evitar que siga dando lugar a esos malos hábitos.

Es importante llevar al bebé o al niño a un médico para que determine si es que tiene alguna deficiencia de vitaminas o minerales ya que su comportamiento puede ser causado por una anemia, por una desnutrición o por un bajo nivel en algún elemento clave que su cuerpo necesita. Todo tratamiento debe ir acompañado con una terapia conductual, es decir, enseñarle al pequeño que hay cosas que no deben comerse, por eso hay que corregir esta conducta en cuanto se vea, con paciencia y buenos modos.

En algunos casos la Pica puede estar evidenciando la presencia de algún retraso en el desarrollo por lo que es necesario consultar con un especialista. En la mayoría de los casos es un problema que suele desaparecer de forma espontánea hacia los 6 años de vida, que es cuando el pequeño se vuelve mucho más sociable y su círculo de personas conocidas se expande mucho más, pero en casos en los que se asocie un problema de desarrollo la práctica de comer tierra puede durar incluso hasta la adolescencia o la adultez.

Vía | Uno mas en la familia
Foto |  EverJean de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...