La obediencia infantil

En la desobediencia infantil influyen algunos factores como la falta de atención hacia ellos, imponer unos limites poco claros, exceserse en lo límites o una ausencia total de ellos. Es importante tener claro qué ordenes les damos, tener en cuenta su edad y lo que pueden cumplir y respetar siempre sus sentimientos. Es muy importante que hablemos con nuestros hijos, que les expliquemos las situaciones y les demos la oportunidad de cambiar.

La educación de los niños es un tema que no tiene límites, ya que los niños nos enseñan cada día que en la vida no hay nada que se pueda dar por sentado, siempre puede haber algo nuevo, algo que cambiar o algo que aportar en la relación padre – hijos. La vida es un aprendizaje constante y muchas veces aprendemos de los errores, sobre todo los padres. Lo que me parece realmente importante en la educación de los niños son dos aspectos fundamentales: el respeto hacia ellos y la comunicación. Como madre pienso que si uno de estos aspectos falla posiblemente aparezcan problemas en el comportamiento de los hijos. Ademas, debemos ser congruentes a la hora de dar ordenes, tener en cuenta lo que les pedimos para su edad, ser comprensivos, ponernos en su lugar y tener mucha paciencia. Pero si a pesar de todo esto los niños no obedecen debemos estudiar cuál podría ser el motivo de su comportamiento.

Los niños necesitan que entendamos sus emociones y sentimientos.

Por un lado debemos descartar que el niño no esté intentando llamar la atención hacia nosotros. En el cuidado de los niños no solo cuenta el que coman, se vistan o se laven, también debemos cuidar sus sentimientos. Muchas veces estamos con ellos en casa, pero siempre tenemos tantas cosas que hacer, que pocas veces nos sentamos a su lado y le dedicamos el 100% de nuestra atención a ellos.  Si nos damos cuenta de esto, podemos ponerle solución regalándole algo de nuestro tiempo. Si aún así el niño sigue desobedeciendo deberíamos pararnos a pensar qué otro motivo podría tener el niño para seguir con ese comportamiento.

Podríamos pensar que a lo mejor no le estamos poniendo unos límites que sean demasiado claros para ellos. Es importante que cuando le damos ordenes a nuestros hijos, o les imponemos unos límites, estos deben ser escogidos con cuidado para que podamos seguirlos con coherencia. Es decir, si hay un límite impuesto debemos ser capaces de seguirlo, no cambiarlo ante una rabieta, un llanto o porque nos convenga, porque entonces le estamos dando el mensaje al niño de que ese limite no es válido. Aunque tengo que decir, que aquí es donde entra lo que he comentado antes, la comunicación. Considero muy importante que al fijar un límite y seguirlo al pie de la letra debemos explicar a nuestro hijo el por qué le pedimos que no haga algo determinado, el por qué nos molesta o el por qué no podemos dejar que siga por ese camino.  A la hora de establecer límites debemos tener en cuenta que tendremos que ser capaces de cumplirlos.

También podría pasar lo contrario, es decir, que seamos demasiado permisivos y no existan límites o que les queramos dar mucha libertad. Para que esto fuera así, deberíamos tener en cuenta la edad, ya que decidir cuales son lo límites es muy difícil y podría ser un peso demasiado grande para el niño, y esto podría provocar una reacción natural en él de desobediencia. Los niños necesitan los limites, las normas o las rutinas que les ponemos los padres para sentirse seguros, pero debemos pensar bien antes de imponer un limite qué consecuencias tendrá porque, ademas, un exceso de límites o de prohibiciones también podría llevar a una reacción de desobediencia.

El equilibrio sería el de imponer unas pautas o límites determinados que sepamos que vamos a poder cumplir tanto ellos como nosotros, pero sin excedernos y siempre respetando la edad del niño y sus sentimientos. Para conseguir que nuestros hijos nos respeten y nos obedezcan deberemos transmirles que hablando se pueden solucionar muchas cosas, explicarle las situaciones y el por qué de los límites o normas, nuestros sentimientos hacia ellos, hacerles saber lo mucho que les queremos y lo mucho que nos importa lo que ellos sientan. Deben sentir nuestro respeto hacia ellos.

Foto | Lance Neilson en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...