La niña de ‘El exorcista’ sufría una enfermedad inmunológica

Enfermedad niña de "El exorcista"

Los espantosos ataques que sufre la niña de la famosa película “El exorcista” son producto de una enfermedad inmunológica, según el investigador Josep Dalmau, en la que anticuerpos atacan a proteínas neuronales “cruciales”. Hasta el momento, se atribuía la supuesta posesión diabólica de la protagonista a un cuadro agudo de esquizofrenia, pero en realidad guarda una estrecha relación con una enfermedad conocida como “encefalitis por anticuerpos contra receptores NMDA”.

Recientemente un grupo americano de investigadores, del que forma parte Dalmau, ha descrito la patología como una dolencia provocada por anticuerpos que atacan a proteínas situadas en la superficie de las neuronas y en sus puntos de conexión (sinapsis). Estas proteínas tienen una función crucial, ya que se encargan de conectar los circuitos del cerebro, la memoria y el aprendizaje, y su alteración puede causar diversos trastornos como alucinaciones visuales, movimientos anormales del cuerpo, convulsiones, delirios, y un largo etcétera que queda retratado en la película “El exorcista”.

Aunque algunos de los síntomas que padece la niña de “El exorcista” son ficticios, como el hecho de que hable idiomas extraños o pueda girar la cabeza 360 grados, los enfermos reales de esta patología realizan torsiones “muy forzadas” y “desestructuran el lenguaje” haciéndolo incomprensible, en palabras de Dalmau.

La patología suele afectar a chicas de entre 18 y 20 años, aunque también puede darse entre niños y adolescentes. Pese a lo aparatoso de esta enfermedad inmunológica, una vez identificados los anticuerpos y asignado el tratamiento correspondiente, su curación culmina con éxito en un alto porcentaje de los casos.

De los 400 enfermos que participaron en el estudio que ha permitido describir la patología, un 80% ha logrado la curación completa o casi completa y ha podido retomar sus actividades habituales, aunque Dalmau también señala que “han tardado bastante tiempo”. Pese a ello, es “extraordinario” que hayan podido curarse.

La mitad de las pacientes del estudio sufrían un pequeño tumor benigno en el ovario, pero con tejido nervioso, que iniciaba una respuesta inmunológica en el cerebro y desencadenaba la enfermedad. Tras diversas investigaciones iniciadas en 2005, finalmente se ha podido identificar la proteína diana a la que atacaban los anticuerpos.

Fuente | Europa Press

Foto | drmvm1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...