La negligencia infantil

La negligencia o abandono infantil consiste en la desatención por parte de los padres de las necesidades más elementales que tiene un niño. Así encontramos que muchos niños de los países desarrollados viven en la miseria más absoluta: sin comida, sin ropa, sin cobijo, sin seguridad, sin salud, sin educación. Si alguna vez estamos ante un caso de este estilo, lo más conveniente es llamar a los servicios sociales.

La negligencia infantil se puede detectar a través del comportamiento del niño o la niña

Los abusos cometidos por adultos contra menores de edad son bien conocidos por nuestra sociedad. Se han escrito mil y un manifiestos contra el abuso sexual de menores, se han realizado muchísimas películas sobre el maltrato físico infantil (véase la premiada película El Bola, de Archero Mañas), sin embargo, cuando nos encontramos con un caso de negligencia, no acabamos de comprender del todo de qué se trata. La negligencia o abandono infantil significa la desatención más absoluta por parte de los padres por satisfacer las necesidades básicas de sus hijos. Sin ropa, sin comida, sin cobijo, sin seguridad, sin educación, sin salud. Así es como viven muchos niños en las sociedades desarrolladas.

Cuando algún caso de este tipo sale a la luz en algún medio de comunicación, inmediatamente nos preguntamos por las razones que han llevado a unos adultos a tratar de esa forma a sus pequeños. Causas puede haber muchas, pero normalmente se suele dar en familias donde la droga lo domina todo, en familias afectadas por el alcoholismo o en familias de carácter violento. En todos estos casos, la negligencia nunca va sola, sino que está acompañada por episodios de maltrato físico, psicológico o sexual. Lo que personalmente me llama la atención son aquellas noticias sobre padres y madres normales, que cuidan a sus hijos, pero que un despiste les acaba costando muy caro. Me refiero a familias que tienen una buena posición económica, reciben unas adecuadas atenciones sanitarias y educativas –de hecho el abandono no está directamente relacionado con la posición socioeconómica–, pero que por un descuido dejan, cuando iban a trabajar, a su bebé en el interior del coche durante horas. A consecuencia de las altas temperaturas, el bebé sufre un golpe de calor, falleciendo por deshidratación u otras causas. Estas cosas son las que no me explico. Y creo que todo tiene su raíz en el individualismo capitalista que estamos dejando que invada nuestras vidas.


Volviendo a lo que hablaba antes de las familias con problemas de drogadicción y donde la negligencia es una constante, hay ciertos síntomas que detectan rápidamente cuándo un niño se encuentra en situación de abandono. Para empezar, el niño suele faltar frecuentemente a la escuela; además, tiene problemas dentales o visuales, acude sucio a clase o con ropa inapropiada, comenta que se queda en casa solo con frecuencia, se muestra indiferente ante lo que los profesores dicen de él, ejecuta algunos robos menores, etc. Si alguna vez estuviera ante un caso de este tipo, ya que yo no soy el padre del niño ni tengo potestad sobre él, creo que lo más conveniente sería alertar de la situación a los servicios sociales, en ellos trabajan una gran cantidad de trabajadores sociales que sabrán qué hacer en todo momento.

Foto: R.O.G.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...