La mayoría de los niños españoles abusa de la sal

Según una reciente investigación presentada por expertos de la Universidad Complutense de Madrid, el 84,5% de los menores de 10 años toman una media de 7’8 gramos de sal diariamente, mucho más de lo que recomienda la OMS para un adulto (5 gramos al día). Por eso, los expertos recomiendan a los padres que controlen la ingesta de sal en los niños, ya que puede derivar en problemas de salud en la infancia y en edad adulta.

Consumo de sal en la infancia

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la mayoría de los niños españoles abusa de la sal, casi un 85% de los niños menores de 10 años toma una media de 7’8 gramos de sal al día, el porcentaje se reduce al 66’7% en los mayores de 10 años cuyo consumo de sal es mayor de lo que recomiendan organizaciones como la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Según este organismo, los adultos deben consumir menos de 5 gramos de sal al día, en el caso de los niños con edades comprendidas entre los 2 y 15 años, la OMS recomienda ajustar a la baja la ingesta de sal y adaptarla a las necesidades energéticas para el crecimiento, aunque no concreta una cantidad. Los investigadores comentan que en general los adultos son conscientes del riesgo del abuso de sal asociándolo a un incremento de la presión arterial, lo que deriva en un mayor riesgo de sufrir problemas de salud como la hipertensión o una enfermedad cardiovascular.

Pero los investigadores apuntan que en el caso de la población infantil, los adultos no son tan prudentes a la hora de controlar el consumo de sal en los niños, a pesar de que ya se advierte desde hace varios años que no es recomendable ese abuso, ya que puede provocar en ellos un incremento de la presión arterial, algo que les llevará a sufrir hipertensión en edad adulta. Podemos citar, por ejemplo, este estudio realizado por la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos) en el que se identificaba que la ingesta de sal era uno de los factores de mayor riesgo de tener una presión arterial alta, y por tanto, se incrementaba el riesgo de sufrir diferentes enfermedades asociadas.

Si los niños se acostumbran a abusar de la sal, es muy probable que también abusen de este condimento cuando sean adultos, por ello es imperioso que la ingesta de sal sea reducida, pero para ello hay que controlar y saber lo que se come y muchos productos alimenticios que se adquieren en los supermercados tienen un elevado contenido en sal. Si sumamos la sal de todos los productos que se consumen al día, la cifra resultante es muy elevada. A esto hay que sumar que los niños que pican entre horas son los que consumen más sal, ya que toman snacks, productos de bollería industrial, etc., de ello hablábamos en este post.

Sólo el 25% de la sal consumida procede de la sal en la mesa (las comidas diarias), el resto es la denominada sal oculta que está presente en los alimentos procesados y que no se describe en las etiquetas alimentarias como sal, es decir, lo mismo que ocurre con el azúcar que se presenta con diferentes nombres siendo más complicado que los consumidores identifiquen el ingrediente. Los expertos apuntan a productos como embutidos, pan, pan de molde, pizza, platos precocinados, caldos en cubito y salchichas, como los alimentos que más sal aportan a la dieta de los niños en nuestro país.

Hay que dar tanta importancia al control del consumo de sal como al que se le da al azúcar, son ingredientes que deben estar presentes en la alimentación en su justa medida, ya que de lo contrario, el riesgo de sufrir problemas de salud se incrementa. Por tanto, el consejo es procurar controlar el consumo, no sólo de la sal que se añade a las comidas diarias, también de cualquier otro alimento elaborado industrialmente. Cierto es que algunas empresas de procesados alimenticios han ido reduciendo la cantidad de sal que contienen sus productos, pero otros muchos tienen cantidades ingentes de sal, no olvidemos que este ingrediente también está asociado a la obesidad infantil.

Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica European Journal of Nutrition.

Foto | Dubravko Sorić

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...