La mayoría de los anuncios de YouTube dirigidos a los niños promueven los alimentos poco saludables

Un estudio pone de manifiesto que es necesario extender las regulaciones de anuncios de alimentos poco saludables impuestas en la televisión a internet, la razón, es que los resultados han mostrado que la mayoría de los anuncios de YouTube que están dirigidos a los niños promueven la compra y consumo de productos alimenticios poco saludables.

Anuncios de comida en YouTube

Según los resultados de un estudio publicado en la revista científica Obesidad Infantil, la mayoría de los anuncios de YouTube dirigidos a los niños promueven los alimentos poco saludables, además, se ha descubierto que estos anuncios se presentan en formatos mucho más atractivos que los anuncios de alimentos saludables, lo que irremediablemente provoca que los niños centren más su atención en los spots comentados.

Los expertos comentan que las plataformas de video online han superado a la televisión como la principal opción de los niños para ver videos, eso es algo que ya se sabe desde hace tiempo. Sin embargo, si bien la comercialización de alimentos no saludables es un factor de riesgo clave para la obesidad infantil, el grado de comercialización de alimentos a través de dichos medios apenas se ha investigado, a pesar de que está demostrado que la exposición de los niños a la publicidad de alimentos y bebidas en televisión y otros medios audiovisuales, influye en sus preferencias de compras y consumo.

Lo que es más preocupante, según los expertos, es que aproximadamente dos tercios de los niños obesos terminan convirtiéndose en adultos obesos, lo que conlleva a un aumento del riesgo de sufrir distintas enfermedades asociadas a la obesidad y a un empeoramiento significativo de la calidad de vida. Para identificar los vídeos más populares de YouTube dirigidos a los niños, los expertos utilizaron Social Blade, un sistema analítico que compila datos de YouTube, Twitter, Twitch, Daily Motion, Mixer e Instagram y utiliza los datos para generar gráficos estadísticos y gráficos que permiten seguir el progreso y el crecimiento de los vídeos.

Se registraron los anuncios que aparecían durante la visualización de los vídeos y se analizaron los productos que se anunciaban, así como el formato del anuncio. Los anuncios de alimentos y bebidas se codificaron según su categoría y las técnicas de marketing persuasivas que se utilizaron. De un total de 187 anuncios que aparecían en 250 vídeos, los anuncios de alimentos y bebidas fueron los más comunes con un 38% de presencia, de estos, un 56’3% promovía los alimentos poco saludables. Entre las técnicas de marketing empleadas, destacaron la novedad y exclusividad del producto, el sabor, animaciones atractivas y divertidas, el uso de personajes seguidos por los niños, buenos precios, etc.

Como asimilan los niños la publicidad de alimentos y bebidas poco saludables

Los investigadores comentan que YouTube puede llegar a ser un medio de marketing publicitario mucho más potente que la televisión, medio audiovisual en el que hay horarios específicos para programas infantiles. Los vídeos de YouTube son de fácil acceso y están disponibles en cualquier momento y a cualquier hora. A esto hay que sumar que la plataforma tiene el potencial de mantener la atención de los niños durante períodos de tiempo más largos, ya que pueden elegir qué vídeos quieren ver y tantas veces como lo deseen.

Los expertos explican que los anuncios en redes sociales se adaptan aún más a los intereses personales gracias a las cookies del navegador que continuamente recopilan información, por ejemplo, los sitios web que se han visitado y los productos que se ven en las tiendas online. Esta comercialización conductual o personalizada tiene un mayor poder de persuasión, determina audiencias con precisión y tiene la capacidad de dirigirse a los grupos de población más vulnerables, como son los niños.

Para evitar posibles sesgos de las cookies, se procedió a recopilar la información utilizando el navegador en modo incognito, lo que otorga mucha más credibilidad y rigor al estudio. Además, de este modo los datos recopilados en los anuncios se evaluaron con un grado mínimo de comercialización de alimentos y bebidas poco saludables dirigidos a los niños que visitan YouTube.

Ante los resultados, los expertos comentan que las políticas que regulan la comercialización de alimentos dirigidos a los niños deben ampliarse a los medios digitales a fin de reducir la exposición y mejorar la protección. Por otro lado, se propone el uso de alternativas como YouTube Kids, donde se establece una prohibición del marketing alimentario y donde la aplicación dispone de configuraciones personalizadas, control parental, etc. Como decíamos, se trata del primer estudio que examina la publicidad alimentaria dirigida a los niños que aparece en los vídeos de YouTube, esperemos que las agencias y reguladores oficiales tengan en cuenta los resultados para hacer extensibles las políticas de protección infantil en lugares como YouTube.

Podéis conocer todos los resultados de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Obesidad Infantil.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...