La impulsividad de los niños relacionada con la conectividad del cerebro

Una investigación ha determinado la relación entre la impulsividad de los niños con la conectividad del cerebro a través de una encuesta realizada a los padres sobre la impulsividad de los niños e imágenes de resonancia magnética del cerebro de los niños en reposo.

Conducta infantil

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Murcia determina la relación entre la impulsividad de los niños y la conectividad del cerebro, los expertos explican que la impulsividad es un rasgo básico de la personalidad que forma parte del comportamiento normal y contribuye al funcionamiento adaptativo, pero en niños con un desarrollo normal, la alteración de los patrones de impulsividad constituye un factor de riesgo para el desarrollo de problemas conductuales.

Dado que los estados patológicos y no patológicos están caracterizados comúnmente por transiciones continuas, los expertos utilizaron un enfoque correlativo en el que se investigó la posible relación entre personalidad y cerebro. Según los resultados, los expertos explican que han observado en niños con un desarrollo típico, diferencias individuales en la interacción con el medio ambiente. En la investigación se solicitó a un grupo de padres que respondieran a un cuestionario en el que aparecían preguntas relacionadas con la conducta impulsiva de sus hijos, participaron 24 niños y éstos se clasificaron según el nivel del comportamiento impulsivo que tenían.

Posteriormente, mediante imágenes de resonancia magnética en reposo, los expertos cotejaron los patrones de conectividad cerebral de cada niño con el nivel de comportamiento impulsivo que tenían según los resultados del test realizado a los padres. Los expertos observaron que cuanto mayor era el grado de impulsividad, mayor era la alteración de las conexiones cerebrales entre el córtex cingulado posterior y la circunvolución angular (giro angular) derecha, parece ser que esta relación también se ha observado en las personas que tienen conductas antisociales.

Los expertos consideran que los resultados obtenidos tienen dos implicaciones importantes, por un lado, lo que perciben los padres acerca del comportamiento de los niños, tiene un claro reflejo en sus patrones de conectividad cerebral. Este resultado es la primera evidencia de que la impulsividad medida como rasgo de personalidad evaluada a través de un cuestionario, tiene un claro reflejo en sus patrones de conectividad cerebral, siendo una información útil para comprobar lo observado en el comportamiento diario. Por otro lado, se trata de un patrón de conectividad cerebral que puede utilizarse como un marcador biológico con el que se puede predecir el riesgo de la aparición de problemas de conducta, dificultades para la adaptación social, etc.

Según leemos aquí, la impulsividad es un rasgo de la personalidad básica que provoca dificultades para inhibir la respuesta ante un estímulo y predispone a reacciones no planeadas sin tener en cuenta las consecuencias negativas. A esto es interesante añadir que las personas impulsivas muestran menor ansiedad a la hora de cometer errores, tienen una menor motivación por aquellas tareas que impliquen aprendizaje y estándares de rendimiento más bajos.

Los investigadores explican que desde hace años se ha asociado el nivel de impulsividad con los problemas conductuales, algo característico en los niños con TDAH, pero también en las personas antisociales que en ocasiones tienen comportamientos violentos. El estudio es un paso más para poder detectar la aparición de problemas de conducta, posiblemente a partir de estos resultados se desarrollarán nuevos estudios sobre este tema, podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Frontiers in Behavioral Neuroscience.

Foto | Eyesplash Mikul

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...