La fiebre: un síntoma común en pediatría

La fiebre en niños, es un síntoma muy frecuente.

Una de las inquietudes de los papás y uno de los motivos de consultas más frecuentes en pediatría, es la fiebre.

Pero contrariamente a lo que muchos papás piensan, la fiebre por sí sola, no constituye una enfermedad y no es mala, ya que es un signo o síntoma que nos dice que nuestro hijo puede estar incubando una enfermedad.

Es una de las maneras que tiene el cuerpo de avisarnos que algo pasa en el organismo y es una forma por parte de éste de defenderse ante el ataque de virus y bacterias.

La fiebre, no sólo se presenta en el caso de infecciones graves, ya que las anginas o estados gripales leves pueden cursar con fiebre muy alta.

Se considera fiebre a la temperatura mayor a 37.2 grados tomada en axila.

La fiebre que se presenta comúnmente en los niños, incluso la fiebre alta de 40 grados, no es peligrosa, ni puede causar daños cerebrales.

Una de las mejores formas de “bajar la fiebre”, para conseguir un mayor confort del niño, es sumergiéndolo, por espacio de al menos 30 minutos en un baño de agua tibia, dejándola enfriar gradualmente, y manteniéndolo en reposo e hidratado.

Sólo la fiebre es motivo de urgencia, cuando se presenta en bebés de tres meses, muy decaídos, somnolientos o que presentan manchas en la piel.

De lo contrario, es importante que consultes con el médico de tu hijo, pero no te alarmes, ya que generalmente no hay nada de que preocuparse.

Foto de Li.niña.mala (miau!)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...