La exposición repetida de los niños a las verduras favorece que las acepten

Según los resultados de una investigación desarrollada en los Países Bajos, la técnica de la exposición repetida de los niños a las verduras es efectiva, en muchos casos se logra que las acepten en su dieta diaria. Los expertos explican que esta estrategia se ha de seguir con los niños pequeños, para conseguir que consuman las raciones de verdura diarias que recomiendan las agencias de salud.

Verduras en la dieta infantil

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del Food & Biobased Research (Países Bajos), la exposición repetida de los niños a las verduras favorece que las acepten de mejor grado en su alimentación, sobre todo si se trata de verduras desconocidas para ellos. En este estudio participaron 250 niños de unos 2 años de edad, a los que se les introdujo en la dieta tres productos menos conocidos, el rábano blanco (sabor amargo), el calabacín (sabor neutro) y la calabaza (sabor dulce).

El alimento vegetal se proporcionó diariamente a los pequeños como merienda y en diferentes formatos, en puré, untado en galletas, etc., a fin de evitar la monotonía y el aburrimiento. A estos alimentos se les añadió especias, aceite de oliva y sal en proporciones muy reducidas a fin de garantizar que el sabor de los alimentos no estuviera disfrazado con el resto de ingredientes. En el caso del rábano, se ofreció crudo y sin ningún tipo de añadido.

Los resultados del ensayo mostraron que este tipo de intervención fue positiva en dos de los tres alimentos, la ingesta y aceptación de la calabaza fue un 88% mayor en comparación con el grupo de niños que actuó como grupo de control, en el caso del rábano blanco, el aumento se experimentó en ambos grupos, el del estudio y el de control, aunque fue mayormente notable en el del estudio. Sin embargo, la exposición repetida no funcionó con el calabacín, los expertos creen que se debe al sabor neutro, al no ser distintivo en sabor, no tuvo el efecto deseado en la exposición repetida.

Los investigadores consideran que este tipo de estudios son interesantes, sobre todo sabiendo que en el caso de los Países Bajos, sólo uno de cada cinco niños de entre dos y tres años, cumple con la ingesta recomendada de verduras establecida entre 50 y 100 gramos diarios, teniendo en cuenta que estos límites se encuentran en la escala más baja en los consejos dietéticos proporcionados por la agencia de salud del país.

Los investigadores concluyen que la exposición repetida a los sabores vegetales desconocidos durante un periodo de tiempo prolongado, puede ser la mejor estrategia para que los niños terminen aceptando de mejor grado las verduras. Pero también se observa que esta estrategia no siempre resulta efectiva para aumentar la ingesta de alimentos vegetales, algo que se demuestra con el calabacín. Por tanto se considera que se necesitan estrategias adicionales para que este tipo de verduras de sabor suave o neutro sean igualmente aceptadas por los niños.

Lo que resulta curioso es que se esperaba que el grado de aceptación fuera mucho mayor para la calabaza por su sabor dulce, el resultado contrasta con el del rábano que, a pesar de su sabor amargo tuvo una gran aceptación. En este caso se cree que la razón es la textura crujiente que ofrecían las rodajas de rábano, lo que demuestra que sabor, aroma y textura juegan un papel importante en la aceptación de los alimentos vegetales. Los expertos consideran que la técnica de la repetición es valiosa gracias a su simplicidad, quizá cueste un poco al principio pero poco a poco los niños terminan aceptando los alimentos.

Lo cierto es que se han dado a conocer varios estudios durante los últimos años sobre este tema, pero en muchos casos coinciden que no es recomendable enmascarar el sabor o realizar mezclas de verduras, ya que no permiten a los niños familiarizarse con las características visuales, olfativas, gustativas y de textura de los alimentos. También se ha constatado que la dieta de la madre durante el embarazo influye en el mayor grado de aceptación de las verduras por la descendencia.

El estudio es interesante y merece la pena tener en cuenta los resultados para aplicar la estrategia en casa, podéis conocer todos sus detalles a través de este artículo publicado en la revista científica Appetite.

Foto | Cristina Sanvito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...