La dislexia en los niños

Los problemas de aprendizaje responden en la mayoría de los casos a problemas serios que, además, pueden ser tratados y corregidos. En este sentido, los niños disléxicos han tenido que convivir muchos años con la incomprensión y la frustración. Sin embargo, y si s presta ayuda al niño, la dislexia no es impedimento para que tu hijo sea un estudiante brillante.

Los problemas de lectura y escritura son comunes en este tipo de niños

En muchas ocasiones los padres y maestros condenan a los niños más rezagados en el colegio sin tener en cuenta que los problemas de aprendizaje responden en la mayoría de los casos a problemas serios que, además, pueden ser tratados y corregidos. En este sentido, los niños dislexicos han tenido que convivir muchos años con la incomprensión y la frustración, sobre todo al ver cómo se quedaban por detrás de sus compañeros. Ante dicha frustración abandonan tareas como la lectura y la escritura, quedándose rezagados en el colegio. Y es que lo que para muchos es un aprendizaje paulatino y fácil, para los niños dosléxicos aprender a leer es una tarea que requiere tiempo, constancia y trabajo extra.

La causa la encontramos en las zonas cerebrales que sirven para asimilar el conocimiento y controlar el lenguaje. Si la conexión entre ambas falla, la velocidad de procesamiento de los estímulos se vuelve más lenta. Sin embargo, dicha lentitud se puede apreciar no solo en la lectura, sino en la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. Es común observar problemas de percepción, madurez o motricidad en niños de preescolar que desarrollarán dislexia en un futuro cercano. Estos síntomas primigenios que muchas veces pasan desapercibidos se irán haciendo más notables con los años. Así, los niños de 6 a 11 años suelen invertir las letras, las palabras o los números en una frase, así como confundir las letras dentro de una misma palabra. Estos signos, pese a ser los más conocidos, no son únicos.

Con los años los problemas se agravan. Un niño que alcance los 12 años y que no haya recibido tratamiento presentará problemas de concentración, de comprensión lectora, de memoria inmediata… Es normal también que se presenten problemas sociales al no poder captar enteramente las discusiones. Toda esta frustración le lleva a una denigración de su autoimagen, por lo que puede producirse bloqueo emocional, depresión o aislamiento.

Con asesoramiento, constancia y trabajo los niños pueden superar esta traba

La dislexia es un problema que tiene solución. Sin embargo, cuanto más pequeño sea el niño más fácil será reconducirlo y hacer que alcance el nivel de su clase. Los padres deben implicarse activamente en la educación del niño disléxico, pero siempre contando con los consejos de un pedagogo o psicólogo infantil. Al menor síntoma de que tu hijo pueda padecer dislexia, lo mejor es que lo lleves al pediatra, donde se le realizarán las pruebas pertinentes. Y recuerda, un niño con dislexia no es un niño tonto. Hay estudiantes brillantes que, sin ayuda, nunca llegan a alcanzar su potencial. Sin ir más lejos, celebridades como Picasso, Ernest Hemingway, Agatha Christie, Leonardo da Vinci, John F. Kennedy, Bill Gates, Albert Einstein, Tom Cruise o Quentin Tarantino fueron niños o adutos disléxicos.

Ya lo sabes, la dislexia no es impedimento para que tu hijo llegue a convertirse en un pintor, escritor, científico o cinesasta.

Fuentes: aepap.org, El cajón del colegio

Reading is fun por John-Morgan en Flickr

Kids por Pratham Books en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...