La buena caligrafía indica un buen aprendizaje

Para saber si los niños están teniendo un buen aprendizaje es importante vigilar la caligrafía, porque una buena caligrafía es síntoma de que el proceso de aprendizaje se está llevando a cabo correctamente.

Escribir bien es un síntoma de buen aprendizaje

Dicen los expertos que el hecho de que los niños muestren una buena caligrafía es un síntoma de que están aprendiendo bien. Pero para que los niños aprendan a escribir correctamente y conseguir que tengan una buena caligrafía, también es preciso que se le pongan a  mano los recursos adecuados para que pueda desarrollar adecuadamente su aprendizaje y en consecuencia mejorar su caligrafía. Según el resultado de una investigación que comenta ‘FAROS‘ un proyecto del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, es importante que el soporte donde los alumnos escriban debe ser de calidad.

Es decir, el papel donde los niños deben escribir para aprender a escribir bien y tener una buena caligrafía debe ser pautado hasta los 14 años y el papel debe tener un gramaje de unos 90 gramos/ m2. También hay otro factor que podría entorpecer el buen aprendizaje del alumno, se trata de las posturas que adopta mientras está estudiando. Según los expertos las malas posturas no sólo afectan a los niños en su aprendizaje, sino también puede dar lugar a problemas de salud. Pero no solo eso, aunque el tipo de papel y la postura pueda influir en su caligrafía, también influye el tipo de lápiz o bolígrafo con el que se escriba.

Según el estudio al que nos referimos un 70% de niños mejoraron su caligrafía en el momento en el que cambiaron su utensilio de escritura por una pluma. También puede influir en el tipo de caligrafía el tamaño de los utensilios con los que escriban, la calidad de los soportes donde escriben y su tamaño, el tipo de iluminación, la mesa, la silla donde se sientan a escribir y, por supuesto, la posición que adoptan a la hora de escribir. No obstante, hay también otros factores que pueden hacer que los niños no escriban bien o no tengan buena caligrafía, como por ejemplo la necesidad de usar gafas correctoras, estar demasiado cansados, tener un estado de ánimo bajo o padecer algún problema de salud.

Como podemos ver son varios los factores que influyen en la buena caligrafía de los niños, pero es evidente que cuando éstos escriben correctamente y tienen una buena caligrafía es que están teniendo un buen aprendizaje. No obstante, debemos recordar que hay que poner a su alcance un entorno adecuado para que aprendan y practiquen esa escritura para conseguir tener una buena caligrafía, por lo que el lugar de estudio debe ser silencioso, ventilado y bien iluminado. Además, los niños deben descansar bien, dormir suficientes horas y tener una dieta sana y equilibrada.

Foto | qgil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...