La autoestima

La autoestima

Es bien sabido la importancia que tienen los primeros años del niño para el desarrollo de las emociones, su salud mental y la autoestima. Son las personas adultas cercanas al bebe las que cuando cuidamos de él le hacemos sentirse seguro y amado, cuando les aplaudimos en su pequeños logros al gatear, al hablar etc… se sienten importantes y queridos, el niño necesita confiar en el adulto que lo cuida sentirse valorado y aceptado.

La seguridad hará que actúe con más libertad, y estar en un ambiente centrado con adultos que se muestren seguros influirá para que el pequeño crezca tomándoles como ejemplo y afianzando su propia autoestima.

Para que el niño se sienta capaz de hacer frente a las diferentes situaciones que se le presenten es necesario que los padres le den la oportunidad de elegir así como de equivocarse, aceptar sus responsabilidades y las consecuencia de sus actos, creer en él y animarle a insistir cuando algo no le sale bien, es parte de su aprendizaje para convertirse poco a poco en un niño fuerte y seguro de si mismo, con una buena autoestima y una buena educación.

Los padres deben conocer las cualidades de su hijo, así como sus carencias, para poder evaluar en qué situación se encuentra y poder ayudarle en sus actividades o corregir sus defectos de forma cariñosa, y siempre con una actitud positiva. Hay que mantenerse en los límites de lo razonable, manteniendo una disciplina pero sin exigir demasiado a los pequeños. Está demostrado que a los seis meses el bebé ya reconoce las buenas obras y lo diferencia de lo que está mal.

Cuando realicen algún acto nuevo que nosotros vemos que les cuesta y que lleva tiempo intentando hacer, al más mínimo avance, tenemos que felicitarle, aplaudir cómo si fuese algo increíble, eso le animará a seguir intentándolo, siempre mostrándonos tranquilos y si lo intenta una y otra vez y no lo consigue no hay que perder la paciencia para no minar la autoestima del niño sino intentar inspirarle confianza y hacerle ver que poco a poco lo va a conseguir.

En cambio, cuando realice algo inadecuado, lo primero que tenemos que hacer es mantener la tranquilidad y no dejarnos llevar por el mal genio, tenemos que enseñarle que lo que ha hecho está mal, explicárselo y pedirle por favor que no vuelva a hacerlo. Los niños necesitan limites adecuados firmes y claros, necesitan una buena disciplina hay que corregirlos pero no criticarles constantemente y solo decirle lo que hace mal, ya que eso sólo los desanimará y hará que el niño no vuelva a intentarlo perdiendo la autoestima en él mismo. Al gritar a un niño lo único que se consigue es que se encierre en si mismo, se vuelva más introvertido, acabe teniendo alguna rabieta, y al final vuelva a hacer lo que ha hecho mal cuando nos demos la vuelta.

Por eso para aumentar la autoestima en un niño la base de todo es la paciencia, el cariño y la seguridad en uno mismo y en el niño. Una familia feliz hace que los pequeños se conviertan en adultos responsables y en futuros educadores.

Foto | Olga Solovei

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...