La Ascaridiasis (Ascariasis – Ascariosis)

La Ascaridiasis (Ascariasis - Ascariosis)
La Ascaridiasis o también conocida como Ascariasis o Ascariosis es una infección provocada por una lombriz intestinal llamada Ascaris lumbricoide y es la más frecuente en el mundo. Aunque es más frecuente en climas cálidos o tropicales, sobre todo en zonas subdesarrolladas (zonas con condiciones de vida insalubres, donde poseen condiciones sanitarias deficientes) y zonas dónde se utilizan las heces humanas como abono, puede aparecer en cualquier lugar del mundo.

Estas lombrices pueden llegar a medir (en 2 meses) de 15 a 25 cm los machos adultos y de 25 a 35 cm las hembras adultas, algo realmente alarmante. Y una hembra adulta puede producir hasta 240.000 huevos al día, que se eliminan con la defecación.

La forma de contraer la Ascariosis es ingiriendo los huevos de la lombriz que suelen encontrarse en el suelo, la tierra y las heces humanas, así que se los podríamos ingerir al tomar bebidas o alimentos contaminados o simplemente al llevarse cualquier objeto contaminado a la boca. Por eso los niños tienes más tendencia a contraer la infección, ya que suelen llevarse todo lo que encuentran a la boca, por razones como esta es tan importante la higiene. La Ascariosis no se puede contagiar de una persona a otra, para padecer la infección es necesaria la ingesta de los huevos de la lombriz.

Cuando los huevos de lombriz son ingeridos, éstos llegan al intestino y allí eclosionan convirtiéndose en larvas. Y estas empiezan a desplazarse por el cuerpo. Las larvas atraviesan la pared intestinal y a través del torrente sanguíneo pasan del hígado a los pulmones. De los pulmones pasan a los bronquios y de ahí a la garganta dónde volverán a ser tragados. Finalmente llegan al intestino delgado donde crecen, maduran y se reproducen poniendo más huevos.

Es posible que la Ascariosis no de ningún síntoma, aunque a decir verdad, cuánto mayor es el número de lombrices implicada en la infección, mayores y más graves se presentarán los síntomas. Los síntomas de un caso leve son: la presencia de lombrices en las heces, tos que nos haga expulsar lombrices, pérdida del apetito, fiebre y respiración sibilante. Y los síntomas en casos más graves ya serían: vómitos, dificultad al respirar y con ello la falta del aliento al realizar alguna actividad, hinchazón y dolores abdominales, obstrucción del intestino, del hígado y de la vesícula biliar. Los niños, al tener más pequeño el intestino suelen tener más riesgo de padecer la obstrucción intestinal.

Si sospechamos por la presencia de cualquiera de los síntomas que nuestros hijos pueden padecer Acariosis, tenemos que ir inmediatamente al pediatra, este mandará analizar una muestra de heces del paciente para confirmar o descartar la infección.

El tratamiento consiste en un medicamento antiparasitario por vía oral que eliminará las lombrices intestinales. Normalmente los síntomas suelen desaparecer durante la primera semana de empezar el tratamiento.

Para evitar que vuelva a pasar tenemos que:

  • Acostumbrar al niño (y a nosotros mismos) a lavarnos las manos antes de comer cualquier alimento y después de ir al baño.
  • Mantener limpias y cortas las uñas del niño.
  • Estirilizar ropas contaminadas (sucias) como los pijamas y la ropa de cama
  • Si tenemos animales de compañía tenemos que llevarlo al veterinario para que confirme que no tienen lombrices.

Más información | KidsHealth
Foto | Graham Crumb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...