Jugar y aprender con el agua

bebes y papas al agua

Se acerca el veranito y si existe algo con lo que disfruta un bebé es con el agua. Por eso es el momento ideal para que los papás y los bebés compartan su tiempo y disfruten dentro del agua.

Bañarse en el mar o en una piscina, les proporciona placer, caricias y juegos, con todas esas sensaciones tan especiales que ofrece el agua a los bebés. Estas fechas son ideales para que el bebé aprenda a nadar, pero jugar y aprender con el agua es una actividad que se puede llevar a cabo durante todo el año.

El líquido elemento atrae a los niños por un montón de cosas diferentes. A partir de los 10-12 meses, el bebé empieza a mostrar un gran interés por cualquier cosa, de pronto se convierte en un pequeño “investigador”.

Curiosidad divertida

El agua es el medio ideal para realizar sus investigaciones: se darán cuenta de que muchos objetos flotan y otros no, de que salen burbujas dentro de la misma y de que ésta tiene diferentes temperaturas. Eso por no hablar de cómo el agua se puede mezclar con otros líquidos e incluso cambiar de color…

Cualquier juego o actividad tiene dos propósitos: por un lado divertir y entretener, y, por otro, el aspecto formativo, con su capacidad de ofrecer experiencias enriquecedoras para el pequeño.

Es la oportunidad perfecta para fomentar en el niño algunos valores como, por ejemplo, la ecología. A través de esta vertiente lúdica, se les podrá inculcar con mayor eficacia la idea de que el agua no deja de ser un recurso limitado y que el agua no se debe derrochar.

En las actividades y juegos también hay que tener en cuenta eso, ya que no es necesario usar grandes cantidades de agua y, por supuesto, siempre encontraremos un momento para enseñarle que no debe malgastarse.

Enséñale a ser ecológico

Podemos empezar a realizar los juegos a la hora del baño. Por ejemplo, podemos hacer que el niño sea quien se encargue de abrir y cerrar los grifos. Le sorprenderá y fomentará su espíritu “investigador”, además de conseguir que se sienta de alguna forma como una persona “mayor” y responsable, enseñándole que no hay que dejar los grifos abiertos más tiempo del necesario.

Otro de los juegos que se puede realizar con los niños es el de mezclar arena y agua, lo que le proporciona al niño múltiples experiencias perceptivas.

Los niños aprenden las nociones de frío/caliente, seco/mojado, vacío/lleno.

Es muy fácil construir un pequeño arenal en el que el niño tenga arena suficiente para jugar sin que se ensucie el resto de la casa. Por ejemplo, un cubo no muy alto, un barreño o incluso una rueda de coche viejo pueden servir.

Con un recipiente lleno de agua (una botella de plástico pequeña, un cubito, una jarra de plástico o una pequeña regadera pueden servir), con los cubos, palas y rastrillos… Harás de la tarde una experiencia maravillosa para el pequeño.

Estos son algunos de los juegos con agua que se pueden realizar para ir acostumbrando a nuestros hijos al líquido elemento, pero… ¡existen muchos más! y como se suele decir, el límite está en tu imaginación (o en la de tus hijos)

Foto | sigmama

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...