Insolación

Insolación

La insolación puede llevar a sufrir un golpe de calor, por lo que debemos tener mucho cuidado con nuestros hijos cuando estén en la playa o la piscina e incluso si estamos paseando y no tenemos sombra cerca.

Los signos de la insolación son enrojecimiento de la cara, sensación de sofoco,  sudoración (fácil de ver en la zona de la nuca), aturdimiento y mucho cansancio, no suele haber fiebre.

La insolación surge tras estar demasiado tiempo al sol sin la correcta protección para la cabeza, muchas veces los niños se ponen a jugar o a practicar algún deporte sin darse cuenta de que hace demasiado calor y de que el sol les está dando de lleno sobre la cabeza.

Lo primero que hay que hacer es poner al niño a la sombra y ponerle paños de agua fresca sobre la cabeza, pañuelos de papel mojados, una camiseta mojada, cualquier cosa húmeda sirve para ayudar a bajar la temperatura. Si tiene el cuerpo muy caliente también aplícale paños húmedos por la zona. Si podéis ir a casa mejor así puedes envolverle en una sábana húmeda o bañarlo en agua tibia, no fría ya que el cambio corporal brusco no es bueno.

Si una vez realizado esto el niño sigue con sofoco, llora mucho y sigue molesto, acude a urgencias evitando por supuesto exponerle al sol en el camino.

Foto| EfrénCD

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...