Inglés para niños: colonias, academias e intercambios.

Llevar a los niños a colonias, campamentos, academias o a intercambios especializados en enseñar el inglés, ayudará a nuestros hijos a que aprendan el idioma con más facilidad, aprovechando el entorno natural para practicar deporte, convivir con otros niños y aprender a valerse por sí mismos.

Existen diferentes maneras para que los niños aprendan inglés. Cuál elegir dependerá del carácter del niño, su edad  y nuestro bolsillo. Academias, colonias e intercambios suelen ser los medios más tradicionales.

Antes de elegir cualquiera de estas formas para aprender inglés tenemos que estudiar cual es el mejor método para nuestro hijo. Según su edad podrá ir a un tipo de actividades u otro. Además debemos hablarlo con él e investigar qué le gusta más. Si él está ilusionado lo aceptará con más ganas, aprenderá y aprovechará mucho más la actividad.

Interactuar con otros niños, hacer ejercicio y vivir en un entorno natural es parte de estas actividades.

Las colonias de este tipo suelen ser aprovechadas por los padres para que en la época estival, cuando aún no tienen su vacaciones laborales, los niños estén cuidados, entretenidos y de paso amplíen sus conocimientos con el inglés; ésta es una buena alternativa. Estas colonias suelen realizarse en campamentos, granjas o centros donde cuidan de los niños durante varias semanas. Los hay que se quedan a dormir (para los niños más grandes) y los hay que sólo son diurnos (para los más pequeños). Ésta es una alternativa muy divertida para ellos porque, aparte de facilitarles el aprendizaje del inglés, interactúan con otros niños, normalmente están en un entorno natural y realizan mucho ejercicio al aire libre.

Para elegir el centro de colonias de nuestros hijos debemos tener en cuenta aspectos como la distancia (si necesita transporte para ir), la seguridad del centro o campamento, los monitores (que estén cualificados y preparados para cualquier situación de emergencia),  la limpieza e higiene de las instalaciones, etc. Si el niño tiene problemas de salud o necesita de cuidados especiales lo deberéis comunicar al centro.

Por otro  lado están las academias. Ésta es una alternativa que puede resultar más económica, aunque también dependerá de cual escojamos y de la cantidad de horas que contratemos. No es lo mismo estar todo el año apuntado a una academia para aprender inglés que solo asistir a los cursos de verano especialmente diseñados para que los niños estén unas horas al día, mientras los padres trabajan.

Finalmente, aprender inglés mediante intercambios puede resultar más caro: si el niño se desplaza a otro país se incrementa el presupuesto exponencialmente. Está claro que el aprendizaje del inglés es mucho mayor y que la experiencia de ir a otro país va a suponer un aliciente para aprender el idioma, pero para este tipo de intercambios el niño ya debe tener una edad en la que pueda y acepte estar separado de su familia y ser bastante independiente. Existen dos maneras de realizar el intercambio: en un centro de verano especializado con profesores nativos o bien contactar con familias inglesas que acepten niños de intercambio para que aprendan el idioma.

Foto de saritarobinson en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...