¿Hasta cuando es sano que los niños crean en Papá Noel y los Reyes Magos?

En este mismo momento, que es el día de Navidad, habrá en todas partes gran cantidad de niños hablando de los obsequidos y sorpresas que les ha dejado Papá Noel debajo del árbol navideño este año, pero muchos otros en cambio, ya han superado esa ilusión infantil y saben que son los padres quiene les bridan esos regalos, de hecho muchos de ellos han ido a elegir ellos mismos sus presentes en las jugueterías hace apenas unos años atrás.

La gran incógnita es saber ¿qué define si es sano que los niños crean o no en Papá Noel y en los Reyes Magos, y por otro lado, hasta cuando?. Muchos se preguntan hoy en día si estas creencias inculcadas desde las primeras etapas de su vida forman parte importante de su desarrollo, si los padres deben alimentar esa fantasía o si lo más prudente es que descubran la verdad temprano, y si acaso saber como son las cosas en realidad repercute de alguna forma negativa en sus vidas.

Al respecto, la doctora María Teresa Calabrese que se desempeña como psiquiatra y psicoanalista especializada en niños y en adolescentes, explica:

“no está mal y hasta puede ser una sana costumbre contarlo tipo mito, cuento, tradición”…“sea saludable contárselo como si fuera una realidad, una verdad, porque el niño confía en los adultos, en los padres, toma como una verdad todo lo que éstos le dicen, entonces, como más tarde o más temprano va a descubrir que no es una historia real, que es un invento, ahí puede perder la confianza en los padres”…“Entonces, creo que no es saludable decirle que va a venir un Papá Noel como algo real; sí se puede seguir la tradición, en muchos hogares se hacen regalos de esta forma, pero el chico sabe que es un mito”.

Sobre los mismos temas, los expertos tienen opiniones encontradas, por ejemplo, por otra parte la psicoanalista y escritora Mónica Cruppi, miembro importante de la Asociación Psicoanalítica Argentina, apoya la idea de mantener las fiestas dentro de la tradición lo máximo que se pueda, y explica:

“Esta historia que viene transmitiéndose de generación en generación, cumple varias funciones durante el desarrollo infantil, como por ejemplo la función moral y la educativa; incrementa la imaginación, la recreación, refuerza la tradición y estructura la mente infantil. Es así como la vida psíquica del niño es influida por las enseñanzas de los padres y se le va transfiriendo al pequeño un modelo tradicional y normativo típico de nuestra época. La enseñanza moral que el pequeño va adquiriendo por sí mismo es la de que su esfuerzo de ‘portarse bien’ se verá recompensado por medio del regalo anhelado”.

Desde siempre se ha dicho que al momento de descubrir la verdad el niño puede sufrir un impacto emocional, y a la vez descubrir sentimientos contradictorios en base a su crianza, ya que a lo largo de su vida se le ha enseñado que mentir es algo malo, y llegado el caso descubre que sus padres le han mentido al respecto de Papá Noel durante toda su vida. Pensar de esta forma es algo bastante extremo, los padres tienen herramientas suficientes para explicarles que esa historia es una tradición muy bonita, y que en definitiva lo importante es compartir el juego de ofrecerse obsequios con amor y alegría.

Muchos padres que tienen niños ya un poco más grandecitos se preguntan si es momento de contarles la verdad, y esa es una gran incógnita, ya que es importante elegir el momento ideal, por ejemplo, antes de que corran el riesgo de que sus compañeritos, amigos, primos o hermanos lo revelen antes de tiempo.

“Cuando el niño percibe la realidad está en condiciones de que se le hable de la misma. Por lo tanto, cuando el pequeño comienza a interrogar a sus padres sobre la existencia de este personaje, ya está preparado para recibir la respuesta adecuada.”

Vía |  Infobae
Foto  | USACE Europe District

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...