Hacer una bola de cristal con nieve, actividad para niños hiperactivos

Las actividades para niños hiperactivos pasan por tener al niño entretenido un rato sabiendo que debe saber esperar y que esmerándose un poco se pueden hacer cosas muy bonitas. Es una actividad entretenida que tiene un final curioso y divertido para el niño.

Aunque tenemos infinidad de adornos para comprar en multitud de tiendas tanto económicas como caras, no hay nada como un adorno hecho en casa y la ilusión que supone para los niños pasar un rato haciendo este tipo de tareas con sus padres. Es lo que yo llamo un tiempo de Navidad, donde la ilusión gana terreno a lo material y las sensaciones, lo olores y los colores toman gran importancia en nuestras vidas. Hacer una actividad para niños hiperactivos con sus padres es muy importante, además aprenden a esperar y a realizar manualidades con tranquilidad, esto les será de mucha ayuda para canalizar su hiperactividad.

Una entretenida actividad que acaba en un bonito adorno navideño.

Antes de empezar debemos explicar a nuestro hijo qué la actividad que vamos a hacer y que es importante saber esperar, ya que hay que dar un tiempo a los materiales para que se sequen y se peguen, pero que al final va a tener una bonita bola de navidad hecha por él y por papá y mamá. Debemos preparar el lugar protegiendo la mesa de trabajo con papel de periódico ya que vamos a usar la pintura. También debemos decidir si queremos la base en rojo o verde para combinarlo con el lazo que puede ser también de uno de estos colores. También se puede decidir el color de los cascabeles y sería bonito combinarlos uno en rojo y otro en verde, por ejemplo.
Los materiales que voy a describir pueden ser los que decida el niño, ya sea un pequeño Papá Noel, un reno o un arbolito. Lo importante es que sea una figurita de Navidad. Por lo tanto, lo primero que haremos es enumerar los materiales que necesitamos tener en casa antes de ponernos manos a la obra: una pequeña figura de cerámica o material que podamos hornear (Papá Noel, por ejemplo), bote de cristal de forma ovalada y con tapa,  pintura roja o verde, cascabeles, lazo rojo o verde, pinceles, cola sintética, papel de aluminio, silicona para sellar, arcilla, bolitas de espuma blancas (nieve) y agua.

  • Empezamos pintando la base (la tapa del bote) del color elegido, yo propongo el rojo, pero puede ser verde.
  • Con la arcilla blanca hacemos una montaña nevada sobre papel de aluminio y colocaremos el Papá Noel en la arcilla para que quede pegado. Debe quedar bien seco antes de seguir, para ello lo horneamos según las especificaciones de la arcilla. Una vez horneado todo ello debe ir en la tapa del bote, debemos asegurarnos que cabrá en la base de la tapa.
  • Antes de tapar el bote debemos cortar pequeños trocitos de papel de aluminio, muy pequeños y poner la espuma de nieve en el bote de cristal y lo llenaremos de agua.
  • Para montarlo todo debemos poner la arcilla con la base, o sea la tapa, y cerraremos el bote, antes de cerrarlo ponerle silicona, esto no lo debe hacer el niño, por supuesto, pero es para evitar que el agua salga.  Esperad a que la silicona esté seca antes de continuar.
  • Finalmente decoraremos la base con el lazo y pondremos unos cascabeles para hacer ruido al mover la bola de nieve.

Foto | sashomasho en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...