Grafomotricidad para niños

La grafomotricidad contribuye a que los niños puedan adquirir las habilidades que necesitan para poder dibujar y escribir correctamente, ayuda al desarrollo psicomotor, mejora la percepción del espacio y el control del cuerpo.

Desarrollo psicomotor

La grafomotricidad hace referencia al movimiento gráfico que realiza la mano al escribir o dibujar, en el mundo de la infancia sus aplicaciones son importantes, ya que permite potenciar el desarrollo psicomotor, el control de los movimientos de brazos y manos, adquiriendo la habilidad necesaria para poder escribir o dibujar con destreza y dominio de los miembros, antebrazo, muñeca, mano y dedos.

La adquisición de las habilidades grafomotrices se inicia con los trazos libres, permiten que los pequeños puedan dominar el espacio (una hoja) e ir adquiriendo cierta soltura a la hora de utilizar los instrumentos como lápices, colores, ceras, tizas, etc. Poco a poco y de forma progresiva se van introduciendo los trazos dirigidos, estamos hablando de las primeras caligrafías que muestran una suave imagen de los trazos que los niños deben realizar para escribir las letras.

Como decíamos, se mejora la percepción del espacio gráfico y el desplazamiento, primero se realizan trazos verticales u horizontales, posteriormente se pasa a figuras algo más complejas, para terminar iniciándose en el mundo de las letras. En la red podemos encontrar todo tipo de fichas de actividades grafomotrices para niños a partir de tres años de edad, desde las más simples y básicas hasta las más complejas.

Para los niños con necesidades educativas especiales, este tipo de actividades contribuyen a potenciar su atención y a la vez ayudan al desarrollo de la psicomotricidad fina, en este enlace (Pdf) veréis algunas fichas que podréis descargar e imprimir para que los niños las completen. En ellas encontrareis formas grandes punteadas, líneas básicas curvas, diagonales de derecha izquierda y viceversa, líneas básicas verticales o en zig.zag entre otras.

Claro, que también se realizan otras actividades previas enmarcadas en el mundo de la grafomotricidad para niños, como por ejemplo las actividades que contribuyen a desarrollar la destreza de las manos, tocar palmas de forma libre y posteriormente siguiendo un ritmo, llevar objetos en equilibrio sobre las palmas de las manos, jugar con la arena haciendo caminos o trazos, realizar ejercicios de giro de manos y muñecas con los puños cerrados o las manos abiertas, abrir y cerrar las manos a la vez y posteriormente de forma secuencial, etc.

En lo que respecta a los ejercicios con los dedos, se puede citar el acto de teclear con los dedos sobre la mesa, con la mano cerrada ir sacando cada dedo uno a uno y empezando por el meñique, tocar cada dedo con el pulgar… hay muchos ejercicios ideales para desarrollar la motricidad fina, la percepción del espacio y el control del cuerpo. De hecho, muchas actividades cotidianas se pueden considerar parte de estos ejercicios, enroscar la tapa de una botella, atarse los cordones de los zapatos, encajar objetos, pasar las hojas de un libro, jugar y modelar plastilina, etc.

A través de este enlace accederéis a un grupo de fichas infantiles para imprimir algunas diferentes a las citadas anteriormente, son algo más complejas y serán ideales tras superar el primer grupo de fichas. Hay mucho más que destacar de la grafomotricidad para niños y de ello hablaremos próximamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...