Glaucoma infantil IV: Tratamiento y cirugía láser

Medicación para glaucoma: Colirio

Como ya hemos visto, el glaucoma infantil o congénito que no es debidamente tratado a tiempo ocasiona severas dificultades en el desarrollo de la visión de los niños, que por lo general conduce a la pérdida gradual de la visión e incluso a la ceguera irreversible.

Por ello, los especialistas recomiendan constantemente a los padres que sospechan de la presencia de un glaucoma congénito en sus hijos, que realicen la consulta médica lo antes posible, con el fin de iniciar un tratamiento temprano que permita reducir los daños que ocasiona esta afección en el nervio ocular y en todo el sistema visual.

Para llevar a cabo un diagnóstico, se debe realizar una evaluación oftalmológica compleja, que permita determinar los valores de presión intraocular (PIO) que posee el paciente. Debido a que los niños no pueden ser examinados de igual manera que los adultos, las pruebas se realizan mediante la utilización de anestesia general.

En la actualidad, esta es la única técnica que permite medir los niveles de PIO, ya que a través de la anestesia general es posible llevar a cabo el examen evitando el blefaroespasmo, es decir, el cierre espasmódico de los ojos, además de no ocasionar tensión e irritación en los bebés.

Por otra parte, por medio de la anestesia general, el especialistas podrá evaluar no sólo el nivel de PIO en los ojos del pequeño, sino también llevar a cabo un estudio más complejo y completo de todos los segmentos pertenecientes al sistema ocular externo, incluso la cabeza del nervio óptico, que es por lo general donde el glaucoma ocasiona mayores daños.

Una vez que ha sido detectada la presencia del glaucoma y el incremento de la PIO en los ojos del niño, se establece el tratamiento adecuado según el grado de severidad que posea la enfermedad.

Tratamiento del glaucoma infantil

Cuando el especialista ha detectado la presencia del aumento de la PIO con el posterior desarrollo del glaucoma en los ojos del niño, siempre que se trate de una afección de grado moderado, se establece un tratamiento en el que se suministrará al pequeño distintas gotas a base de colirio, que permitirán reducir los valores de PIO.

No obstante, en los casos de glaucoma severo, o incluso cuando la terapia con colirio no ha brindado los resultados esperados, se opta por llevar a cabo una cirugía con láser, que permite reducir la presión intraocular.

De acuerdo con el nivel de afección que presente el paciente, el especialista deberá establecer cuál es el procedimiento más adecuado para cada caso. Por lo general, el glaucoma congénito se corrige por medio de una intervención con láser denominada goniotomía, aunque también existen otras variantes como la membranotomía y la trabeculotomía.

Independientemente de que la operación sea un verdadero éxito, lo cierto es que la presión intraocular puede volver a presentar niveles altos, por lo que se recomienda que los niños que sufren esta patología continúen con los exámenes periódicos aún después de realizada la cirugía.

Por último, es importante mencionar que el glaucoma infantil congénito puede estar asociado a defectos heredados no sólo relacionados con los ojos, sino también con otras partes del cuerpo, lo que podría señalar que estamos en presencia de otros síndromes, tales como el Síndrome de Axenfeld Rieger, la anomalía de Peters, la Aniridia, la Neurofibromatosis, entre otros.

Por ello, los especialistas recomiendan que los niños que padecen de glaucoma congénito sean evaluados con un criterio más amplio, con el fin de buscar y detectar otras afecciones o defectos congénitos que pudieran estar presentes.

Vía | Glaucoma Association, Salud Discapnet
Foto | Dyanna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...