Glaucoma infantil I: Definición y causas

Visión bifocal normal

A lo largo de su crecimiento, los niños pueden presentar algunos problemas de salud que pueden estar relacionados con un aspecto hereditario, es decir, que se trata de enfermedades congénitas, las cuales pueden ser detectadas a tiempo mediante el historial médico de la familia, los controles clínicos periódicos y el diagnóstico precoz.

En relación a las enfermedades congénitas, existe una gran cantidad de afecciones visuales con este tipo de causa. Una de ellas, y quizás la más grave, que puede conducir a la pérdida total de la visión, es el glaucoma.

En principio, cabe destacar que el glaucoma es básicamente una enfermedad visual que afecta a los ojos. Si no se realiza el tratamiento adecuado a tiempo conlleva como consecuencia la pérdida de la visión del ojo afectado, la cual puede sucederse de forma gradual o repentina.

Visión con presencia de glaucoma

Uno de los máximos inconvenientes para detectar el glaucoma reside en que se trata de una enfermedad que por lo general no presenta síntomas visibles; por lo cual, la falta de detección y sin el posterior tratamiento adecuado puede llegar a provocar la ceguera.

En el caso del glaucoma infantil, la afección suele estar dada por aspectos congénitos, es decir, que el niño los hereda de alguno de sus padres o familiares más directos. Los especialistas recomiendan que los pequeños que provienen de familias con problemas visuales se sometan a exámenes oftalmológicos periódicos, con el fin de lograr establecer una detección temprana de la afección, para definir el tipo de tratamiento que permita preservar la vista del niño.

Por tal motivo, se denomina glaucoma infantil al glaucoma congénito, enfermedad que suele afectar la visión de los niños desde su nacimiento, pero que se hace presente durante el desarrollo del pequeño. La presión intraocular (PIO) comienza a aumentar durante los primeros años de vida y, de acuerdo con su nivel, puede provocar una ceguera inmediata o bien una pérdida de visión progresiva.

¿Qué provoca el glaucoma?

La enfermedad ocular denominada glaucoma se produce básicamente a causa del aumento de la presión intraocular, conocida como PIO, la cual es el valor de presión que existe en el interior del ojo, cuyos valores normales deben encontrarse entre los 6 y 21 mmHg.

Cuando la PIO aumenta, la presión se transmite a distintos sectores del ojo, como el humor acuoso y humor vítreo, provocando la aparición del glaucoma. Se trata básicamente de un conjunto de trastornos oculares que ocasionan un severo daño en el nervio óptico, que es precisamente el encargado de transmitir la información visual captada por el ojo al cerebro.

En resumen, por lo general el glaucoma suele presentarse como consecuencia del aumento de la PIO y provocar la pérdida de visión e incluso la ceguera. Debido a su condición de enfermedad irreversible, es fundamental detectar la presencia de la afección a tiempo, sobre todo en los niños que puedan ser parte de un grupo de riesgo por motivos hereditarios.

Para tener una idea de lo que provoca la presencia del glaucoma, un individuo que padece esta enfermedad tendrá una visión en la cual todos los contornos de las imágenes que capte con sus ojos estarán oscuros, algo similar a apreciar las imágenes como si las viéramos a través de un túnel.

Te invitamos a leer la segunda parte de este informe especial sobre el glaucoma infantil, donde podrás encontrar información acerca de las consecuencias que puede traer aparejado el aumento de la PIO en los ojos de los niños y cómo es posible detectar esta enfermedad.

Vía | Glaucoma Association, Salud Discapnet
Foto | Wikimedia, Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...