Frenar los síntomas de algunas enfermedades en niños no es recomendable

Los expertos nos explican que frenar los síntomas de algunas enfermedades en niños no es recomendable, ya que síntomas como la fiebre o la tos son en realidad mecanismos defensivos que ayudan a que el tiempo de permanencia de la enfermedad se reduzca.

Síntomas del resfriado

Ante los primeros síntomas de un resfriado en un niño, algunos padres utilizan los medicamentos para intentar aliviar y prevenir las molestias asociadas al catarro, mucosidad, tos, fiebre… a su abasto disponen de analgésicos, jarabes mucolíticos, antitérmicos, etc. Son medicamentos habituales en el hogar, que no se gastaron en una prescripción médica anterior. Algunos expertos recomiendan no frenar los síntomas de este tipo de enfermedades en los niños por varias razones que merece la pena tener en cuenta.

En el caso de los antitérmicos, se utilizan para evitar la fiebre, pero es necesario que se pierda el miedo a la fiebre, ya que se trata de un mecanismo de defensa del cuerpo para poder combatir con más eficacia al patógeno invasor. La aparición de la fiebre surge en respuesta a los pirógenos (agentes que actúan sobre los centros termorreguladores del hipotálamo) procedentes de virus o bacterias, o por las propias células del organismo. Dejar actuar a la fiebre reduce el periodo de tiempo que los patógenos causantes del resfriado estarán en el organismo del niño, frenar la fiebre es restar defensas y facilitar que los microorganismos puedan reproducirse.

Si hablamos de jarabes mucolíticos, los expertos explican que la eficacia de estos fármacos es reducida comparándose con los lavados de agua salina. Los mucolíticos son medicamentos que destruyen las estructuras quimicofísicas de la secreción bronquial anormal, por lo que se reduce la viscosidad de los mocos haciendo que sean mucho más fáciles de eliminar. Pero en el caso de un resfriado, recordemos que en muchas ocasiones los mocos apenas son viscosos, por lo que estos medicamentos no podrían cumplir su función.

Otro síntoma es la tos, un mecanismo también defensivo cuyo cometido es la liberación de la mucosidad alojada en el árbol bronquial, detener la tos puede agravar la enfermedad. Claro, que se habla de enfermedades como un resfriado, ya que en enfermedades más graves la tos puede derivar en problemas para el organismo. Los fármacos para la tos contienen, en algunos casos, efectos sedantes que contribuirían a que los niños estén más decaídos durante el periodo de enfermedad.

Uno de los temores existentes es la posibilidad de que un resfriado que afecta a las vías respiratorias altas, se traslade a las vías respiratorias bajas, esto es algo que ocurre en ocasiones. A fin de prevenirlo y evitar que el resfriado derive en bronquitis, se utilizan fármacos, sin embargo, lo que realmente se está tratando son los síntomas de una enfermedad y no la enfermedad en sí.

Los especialistas explican que cuando los niños sufren una bronquitis, tienen dificultades respiratorias y para ello se utilizan fármacos como el Ventolín, un broncodilatador que reduce la dificultad para respirar. Cuando son niños muy pequeños, se les proporcionan broncodilatadores a través de una máscara y su efecto se hace notar al cabo de 20 minutos. En ambos casos hay que saber que son fármacos que controlan los síntomas de la enfermedad, pero en ningún caso curan, además tienen efectos secundarios como la aceleración de la actividad haciendo que los niños sean más excitables.

Según leemos aquí, Roi Piñeiro, miembro del Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), considera que existe una cultura del medicamento muy reducida en nuestro país, hay creencias erróneas y malas prácticas, tanto por parte de padres como de profesionales sanitarios. En definitiva, un simple resfriado debe seguir su curso y los síntomas no deberían frenarse, sobre todo si no son agresivos, como explica el experto, son mecanismos defensivos del organismo para luchar contra los patógenos.

Como hemos indicado en otras ocasiones lo mejor ante un problema de salud, es consultar al especialista y no ejercer de médicos. De todos modos es un tema interesante que pretendemos abordar con profundidad, dados los errores que se cometen con los fármacos en los hogares.

Foto| Mykola Velychko

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...