Fraudes en la escolarización

Plazas escolares

Los fraudes en la escolarización son habituales, se producen por algunas familias con el propósito de obtener una plaza en un colegio en base a la baremación (conjunto de normas que otorgan mayor privilegio a la hora de conceder una plaza), como la renta familiar, el tipo de familia (numerosa o no), el domicilio laboral, etc. Por esta razón el Defensor del Pueblo Andaluz cuestiona los procedimientos que se emplean por la Administración andaluza y reclama a la Consejería de Educación que se sancione con más contundencia los casos que sean detectados.

Este es el resultado de las distintas quejas (300 denuncias anuales) que ha recibido el defensor del Pueblo por casos de fraude con el propósito de obtener privilegios a la hora de obtener una plaza en un colegio. Según comenta el defensor, los datos fraudulentos están a la orden del día y son el “talón de Aquiles” de la escolarización, siendo frecuentes en los centros concertados más solicitados. Al parecer, los fraudes en la escolarización alcanza cuotas tan elevadas que incluso existe un negocio que depende de ello, negocio para las agencias de detectives y servicios de abogados cuya finalidad es encontrar a los padres que defraudan, y reclamar las plazas para aquellas familias a las que se les ha denegado y sin embargo, sí se la merecen por reunir los requisitos de la baremación.

Es sorprendente hasta qué punto se puede llegar con tal de obtener una plaza escolar para la educación del niño en un colegio determinado, a través de la publicación digital del Diario de Sevilla podemos saber que se llega a simular la separación de los padres, un cambio de domicilio de forma temporal e incluso se crea una empresa fantasma (inexistente) como domicilio laboral. Todo este mecanismo se inicia con el comienzo de la petición de plazas escolares. Cuando se pilla a los infractores, la única sanción que se aplica es restar puntos obtenidos para la enseñanza infantil de sus hijos, riesgo que parece no preocupar ante el aumento creciente de los fraudes escolares.

Quizá esta situación cambiaría si se impusieran sanciones económicas y penalizaciones más severas, más de un padre se lo pensaría dos veces antes de cometer un “delito escolar”. Ahora será cuestión de esperar a conocer el veredicto de la Junta de Andalucía. El Defensor del Pueblo Andaluz solicita que los padres que cometan este tipo de fraudes pierdan todos los derechos que pudieran corresponderles, pero además también habla de que sean delitos que se puedan perseguir penalmente (esto creemos que ya es algo exagerado) es decir, ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal.

Es evidente que hay que luchar contra este tipo de fraudes y más si perjudican a quienes realmente cumplen los requisitos de la baremación, por tanto, mayor dureza sí, para que no se tenga sensación de impunidad, pero sin exageraciones, hay fraudes y delitos más graves que no son castigados como debieran. Las asociaciones de padres han aplaudido las peticiones del Defensor del Pueblo Andaluz. Posiblemente podamos trasladar esta situación al resto de comunidades españolas en mayor o menor medida, los fraudes en la escolarización no son algo exclusivo de la comunidad andaluza.

Foto | Department for Children, Schools and Families

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...