Fibra prebiótica para regular el apetito de los niños

Una nueva investigación muestra que la fibra prebiótica puede ayudar a regular el apetito de los niños con sobrepeso y obesidad, haciendo que consuman menos calorías y se sientan más saciados. Los expertos consideran que se trata de una herramienta más para luchar contra el sobrepeso y la obesidad infantil.

Controlar el hambre de los niños

Según una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Calgary (Canadá), el consumo a largo plazo de fibra prebiótica, un tipo de alimento funcional que influye en el organismo a través de la estimulación del crecimiento y la actividad bacteriana mejorando la salud, podría contribuir a reducir la ingesta de esos alimentos que influyen en el peso corporal de los niños.

Según las pruebas realizadas se puede utilizar fibra prebiótica para regular el apetito de los niños, logrando reducir las ganas de comer y facilitando la ingesta de alimentos menos energéticos y calóricos. Anteriormente ya se habían realizado investigaciones que concluían que la fibra prebiótica podía contribuir a regular el apetito en los adultos, pero hasta la fecha no se había analizado su efecto en los niños.

A la vista de los resultados obtenidos, los investigadores consideran que las fibras prebióticas tienen un gran potencial para ayudar a controlar el sobrepeso y la obesidad infantil, además este ingrediente se puede incluir fácilmente en otros alimentos, por lo que resultaría sencilla su introducción en la dieta habitual de los niños. Es una herramienta más que se debe tener en cuenta para luchar contra la denominada epidemia del siglo XXI, aunque los expertos explican que todavía se deben realizar más estudios que aborden todos los factores alimentarios en la vida de los niños.

Para llegar a la conclusión de que la fibra prebiótica puede tener un impacto positivo en la salud de los niños al introducirse en su dieta habitual, los expertos realizaron una investigación con 42 niños que tenían un IMC cuyo percentil de peso estaba por encima de 85. Los niños se dividieron en dos grupos elegidos al azar, el primero recibiría fibra prebiótica mezclada con 250 ml de agua, y el segundo un placebo. Durante 16 semanas los niños deberían tomarse el preparado antes de la cena, durante estas semanas los expertos tomaron muestras de sangre y con una escala subjetiva midieron el apetito de los niños.

En las pruebas se llevó a los niños a un buffet de desayuno en el que tenían a su disposición una gran variedad de alimentos, antes y después de comer cada niño tiene un nivel de apetito, se registró dicho nivel y además se pesó la comida que habían elegido para el desayuno. Quienes tomaban fibra prebiótica, redujeron en 100 calorías la ingesta de alimentos y además experimentaron una mayor sensación de saciedad que quienes habían estado tomando el placebo.

Además se constató que antes de tomar el desayuno, el primer grupo tenía menos hambre que el segundo grupo. Ahora los expertos quieren investigar cómo afecta el consumo de fibra prebiótica en los niños que tienen un IMC normal. Como decíamos, es otra herramienta más a tener en cuenta para luchar contra el sobrepeso y la obesidad infantil, de todos modos será interesante que realicen nuevos estudios sobre el tema utilizando una muestra de niños mucho más amplia para que se ratifiquen los resultados.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica The FASEB Journald.

Foto | miss pupik

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...