Exceso de vitamina D o hipervitaminosis D en la infancia

Se puede producir una excesiva ingesta de vitamina D en la infancia como consecuencia de la preocupación de los padres por los niveles de calcio, abusar de los productos lácteos, del pescado graso o de la yema de los huevos, puede provocar exceso de vitamina D o hipervitaminosis D.

Exceso de vitaminas

En varias ocasiones hemos hablado de la importancia de la vitamina D en la infancia y de los riesgos que ocasiona su insuficiencia, pero hasta la fecha no habíamos hablado de los riesgos asociados al exceso de vitamina D o hipervitaminosis D, es decir, la acumulación excesiva de la vitamina en el organismo que puede llegar a provocar diversos trastornos, estreñimiento, hipercalcemia, fatiga, vómitos, deshidratación, hipertensión, irritabilidad, cansancio, cefalea o micciones frecuentes, arritmia o somnolencia, entre otros.

Algunos padres, con el propósito de prevenir la deficiencia de calcio en los niños, pueden estar alimentándoles con productos ricos en este elemento, pero también en vitamina D, como por ejemplo la leche. Una excesiva ingesta de leche, sumada al aporte recibido por otros alimentos como el pescado graso o la yema de huevo, puede provocar hipervitaminosis D. Al tratarse de una vitamina liposoluble, se disuelve fácilmente en las grasas, lo que facilita su acumulación en el organismo y especialmente en los tejidos grasos, esto ocurre cuando se recibe en exceso.

La presencia de algunos de los trastornos descritos hace que se solicite un análisis de sangre y otro de orina, si se observa una elevada presencia de calcio en ambos análisis, es posible que el niño tenga un exceso de vitamina D, sea por la excesiva ingesta de alimentos como los antes descritos, o por el abuso de suplementos vitamínicos. Los niveles elevados de esta vitamina como resultado de haberla tomado durante demasiado tiempo, pueden provocar otros problemas más graves como el daño renal, la deshidratación, la hipercalcemia o los cálculos renales.

El primer tratamiento recomendado es, lógicamente, abandonar el consumo de esta vitamina, en los casos más graves además se prescriben otros tratamientos dependiendo de las afecciones, corticoides, diuréticos u otros fármacos. Por otro lado, se debe tratar el exceso de calcio en sangre o hipercalcemia, ya que es un factor responsable de muchos de los síntomas descritos. En la mayoría de casos el pronóstico es favorable, la mayoría de niños responden bien al tratamiento, siempre dependiendo de los niveles de calcio y de esta vitamina. Si son muy elevados pueden provocar problemas cardíacos y deshidratación, pudiendo suponer un riesgo para la vida del niño.

La prevención del exceso de vitamina D o hipervitaminosis D en la infancia pasa por la moderación, la dieta de los niños debe ser sana y equilibrada, como es la Dieta Mediterránea. No utilizar nunca complejos vitamínicos si no los prescribe el pediatra, no pensar tanto en el desarrollo de los huesos ya que sin querer estaremos proporcionado un exceso en productos lácteos que podría conducir a dos problemas, la hipervitaminosis D y la hipercalcemia.

Según explican aquí, la toxicidad con la vitamina D se produce cuando se consume una dosis por encima de 10,000 UI al día, el equilibrio es muy importante, por lo que hay que evitar el abuso.

Foto | Colin Dunn

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...