Estos son los riesgos de crecer rodeado de pantallas

En plena era tecnológica es difícil para muchos padres poner límites a sus hijos sobre el uso de dispositivos digitales. Muchos autores hablan sobre un efecto negativo por el abuso de estos recursos desde la infancia.

Riesgos de criarse con exceso de pantallas

Es tanto el protagonismo que han adquirido artefactos como la televisión, los ordenadores, las tabletas y los videojuegos en la vida diaria, que cada vez son más los niños que aprenden a manipularlos desde temprana edad. Si bien la actualización tecnológica tiene infinidad de ventajas, es preciso conocer los riesgos de crecer rodeado de pantallas. 

La Academia Americana de Pediatría (AAP) hace una advertencia clara al respecto: los chicos menores de 2 años no deben exponerse a la TV o a cualquier dispositivo con pantalla. La recomendación se basa en análisis que arrojan un retraso en el lenguaje y la socialización, a causa del mal uso de estos aparatos. Indican que la interacción con los padres y otros infantes es más beneficioso para el desarrollo cerebral de los bebés.

La realidad del uso de las pantallas

A pesar de las recomendaciones de los pediatras, estadísticas sugieren que 43% de los menores de 24 meses ven la televisión diariamente. Algunos papás se aprovechan del entretenimiento que ofrecen para emplearlos como “niñeras”, algo que decenas de médicos españoles han catalogado como negativo, pues se trata de un tiempo que debería ser invertido en la interacción de los peques con sus padres. Muchos han sentenciado, que el abuso de las pantallas en edades tempranas, entorpece las relaciones personales.

El consejo de los especialistas es tener en casa espacios libres de aparatos con pantallas. Más aún en el dormitorio. También sugieren limitar a dos horas la exposición por día y retrasar lo más que se pueda el acceso a este tipo de tecnologías, como una acción preventiva. Tras varios años de investigación, se ha evidenciado que la utilización compulsiva de medios digitales favorece el sedentarismo, la obesidad y otros males. De hecho, se ha comprobado que el exceso de tecnología genera sonambulismo en los niños. 

¿Niños en una sociedad llena de pantallas y sin contenido?

Otro punto de discusión es el contenido televisivo o de Internet al que acceden los pequeños. Para ciertos investigadores, el contenido violento y publicitario es perjudicial. Alegan que si la información es educativa y adecuada para cada edad hay beneficios.

Para otros los métodos tradicionales son los que consiguen mejores resultados en la formación infantil. Leer, escribir, jugar al aire libre e interactuar con amigos y familiares sería más provechoso. A la larga, la individualidad que supone el hecho de estar frente a una pantalla merma la capacidad social y sabotea el aprendizaje formal. Por ejemplo, llevar el móvil a clases distrae y entorpece el proceso de enseñanza.

En cuanto a las comunidades virtuales, se dice que son un motivador excepcional para volverse “adicto” a los aparatos. De allí que deberían establecerse y respetarse condiciones de uso. Los estatutos de varias redes señalan que sólo a partir de los 14 años se puede crear una cuenta. Sin embargo, hay quienes lo hacen a menor edad.

Estableciendo normas

Cuanto más tarde mejor. Más claro imposible. Con las pantallas no hay que actuar como con la leche o las medicinas. No se deben introducir poco a poco para que el organismo se vaya acostumbrando. No hay prisa en establecer contacto con la tecnología. Al contrario, hay que frenar los “embates” de la avalancha social. 

Con el paso de los años la supervisión es determinante. Los horarios y las restricciones garantizarán el buen uso de los equipos. Nada de utilizar el móvil durante la comida, ni a escondidas ni en horas de sueño. Pero para que las normas se cumplan hay que dar el ejemplo. No hay que hacer lo que no nos gustaría que nos hagan. Y, lo más importante, hay que actuar con coherencia. Cómo pedirle al niño que no comparta sus fotos en las redes sociales cuando nosotros lo hacemos cada día. Es tu responsabilidad enseñarles a velar por su seguridad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...