Estas podrían ser las mejores actividades extraescolares para los niños

La danza, el arte, la natación y el tenis se perfilan como buenas actividades para ocupar el tiempo libre de los chicos. Ve cuál de estas alternativas le favorece más a tu hijo.

Actividades extraescolares para niños

Los gustos del niño son determinantes al momento de elegir una actividad extracurricular. También son importantes determinados detalles como la edad, habilidades, tiempo disponible y la disposición de los padres para apoyarlos.

Por su parte, los papás tienen que analizar con qué finalidad quieren inscribir a su hijo en uno u otro programa. Puede ser para dar un empujón adicional a su crecimiento o formación, o para cubrir horas de ocio.

¿Cómo hacer que el aburrimiento sea provechoso?

A veces los adultos hacen hasta lo imposible para evitar que los niños se aburran. Sin embargo,  lo que ellos desconocen, es que el aburrimiento es una sensación que podría incentivar la creatividad, la innovación y la inventiva. Lo que se debe prevenir, es el exceso de desgano, la apatía, la indiferencia y el aislamiento del entorno . Si al pequeño le gusta el fútbol, por ejemplo, hay que explotar esa inquietud y aumentar su receptividad hacia esa disciplina.

El aburrimiento es una señal de que se tiene tiempo para producir. Es una oportunidad para comunicarse consigo mismo y evaluar los proyectos y expectativas de vida. Es un momento idóneo para bostezar y permitir la entrada de oxígeno al cerebro. Es el instante propicio para hablar despiertos y soñar sobre lo que se quiere ser.

El problema surge cuando el aburrimiento da paso a la ansiedad y al estrés. Cuando no se canaliza y conduce a la desidia. Para que eso no ocurra, conviene buscar refuerzo en las actividades extraescolares. Ahora, ¿Cuál elegir? Las siguientes pueden ser excelentes alternativas.

Actividades extraescolares recomendadas para los niños

Como se dijo al principio, la edad es crucial. Para infantes de 4 años, los especialistas recomiendan natación, danza y dibujo. Con el baile, por ejemplo, aprenderán a expresarse y a desarrollar la comunicación a través de su cuerpo. También despertarán su agudeza musical, mientras perfeccionan su coordinación y fomentan la colaboración con otros.

El arte, en tanto, resalta como un medio de expresión de emociones y sentimientos. Es extraordinario para lograr que se comuniquen con su entorno y con ellos mismos. De igual forma, estimula la autoestima, creatividad y autodominio.

Los deportes son provechosos

Los pequeños de 5 y 6 años pueden recurrir a otras alternativas. Para aumentar su velocidad, reflejos, psicomotricidad y coordinación, es ideal el tenis. Por su parte, las artes marciales benefician su crecimiento y salud mental, mientras afinan su flexibilidad, fuerza, atención y resistencia. También le inculcan valores como honestidad, integridad y disciplina.

Los beneficios del fútbol se asemejan a los del tenis, con el plus del trabajo/competencia grupal. La gimnasia rítmica también incorpora este elemento, sumándole la consciencia del cuerpo, los movimientos y ritmo.

Por otro lado, el baloncesto incrementa su coordinación y resistencia, fortalece las piernas, y potencia la flexibilidad y agilidad. Acá, cada jugador tiene que tener dominio propio para no afectar al equipo, generando sentido de pertenencia, así como dependencia mutua.

Desde los 6 años, el patinaje estimulará su agilidad y sincronización, y dará capacidad de aguante a sus extremidades. En contraste, la música agudiza la percepción rítmica, relaja y divierte mientras afina los sentidos y favorece la concentración.

Para chicos de entre siete y diez años

A los 7 años, el ajedrez es un valioso recurso para mejorar la memoria, atención y creatividad. Le ayudará al niño a decidir, a encarar la frustración, a ser responsable y a asumir las consecuencias de sus elecciones.

Con 8 años puede iniciarse en el teatro. Los movimientos, la interpretación, la memorización  y la lectura alimentarán sus capacidades cognitivas y físicas.

Si tu hijo tiene diez años o más, una buena opción puede ser el voleibol. Con él aprenderá a ser tolerante y respetuoso de las normas y las opiniones de los demás.

Manteniendo el equilibrio

No dejes que los horarios de tus hijos se equiparen a los tuyos. Ellos necesitan espacio para ser niños, para aburrirse. Aunque las actividades extraescolares son positivas, no puedes abusar de ellas para mantenerlo siempre ocupado o para cubrir tus ausencias. Deja que pasen algunas horas en casa. Permite que, de vez en cuando, no haga nada o que pueda jugar con sus hermanos, primos y amigos.

Entre las extracurriculares y el colegio, asegúrate de que tengan ratos desocupados. Será lo mejor para instaurar el hábito de compartir en familia y resguardar su descanso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...