Estas cosas nunca debes decírselas a tus hijos

Debes tener mucho cuidado a la hora de decirle algo a tus hijos

Decirle esto a tus hijos les hará un daño irreversible

Como padres queremos criar de la mejor manera a nuestros hijos ya que es en casa donde ellos aprenderán a conducirse más adelante en la sociedad, así que, la responsabilidad de ser padres no hay que tomarla con ligereza.

Quizás una de las dudas que tengas es como debes hablarles a tus hijos, que cosas debes decir y que cosas no. Este es un tema importante porque en la forma en que hablamos podemos influir, para bien o para mal, en el bienestar emocional de nuestros niños. Por tal razón decidimos recopilar algunas frases que nunca deberías decírselas a tus hijos.

“¡No llores!”

El llanto es muy importante ya que con este se expresa el descontento y sirve para liberar tensiones. Tienes que entender que tu hijo es un niño y que las emociones pueden ser abrumadoras porque son nuevas para él, así que por ello debe explorarlas, debe sacar sus incomodidades, ya que no es bueno mantenerse hermético.

Ten paciencia, ayúdalo a expresarse y con el tiempo tu hijo aprenderá a dominar mejor el llanto.

“¡Porque lo digo yo, y punto!”

Cuando decimos esta frase le cerramos por completo la puerta al aprendizaje, al responderle con argumentos (aunque tus hijos no lo entiendan) comprenderán con el tiempo que todo lo que haces y ordenas tiene una razón lógica, de esta forma a la larga evitamos que se frustren.

“¿Por qué no eres como fulanito? El sí es un buen niño”

Las comparaciones no le hacen bien a nadie adulto y mucho menos a un niño. Debemos entender que cada quien es diferente y que en la niñez tenemos distintas capacidades así que cuando comparamos a nuestro hijo con otro, este empezará a tener dudas sobre sí mismo y no queremos que su autoestima se vea afectada.

“Todo te sale mal”

Cuando somos pequeños exploramos nuestras habilidades y para descubrir en que somos buenos debemos probar con varias cosas, incluso si lo más probable sea que fallemos en eso. Entonces es contraproducente que recalquemos demasiado las derrotas ya que al ver que no les apoyamos, nuestros hijos no se creerán capaces de lograr algo y dejarán de intentar.

“Si te portas mal no sabrás lo que te espera”

Esto se lo dices a un niño cuando esperas que su comportamiento sea negativo, es mejor expresarse positivamente y decirle que esperas lo mejor, es más productivo darles confianza que amenazas, pero sin dejar a un lado la disciplina.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...