Estados Unidos aprueba la píldora del día después para menores a partir de 15 años

La píldora del día después se aprueba y comercializa en Estados Unidos para niñas a partir de 15 años de edad y sin necesidad de receta médica, esta decisión ha generado la indignación de padres, grupos pro vida y creyentes católicos.

Píldoras abortivas

El año pasado podíamos saber que se habían instalado en Estados Unidos las máquinas expendedoras de píldoras del día después, anticonceptivo al que se recurre tras haber mantenido relaciones sexuales sin las oportunas protecciones. Hasta el momento, estas pastillas antibaby se podían tomar a partir de los 17 años de edad, pero en el caso de las vending se criticaba la falta de control que elude un examen médico que certificase que una chica pudiera tomársela sin consecuencias para su salud. Pues bien, ahora podemos saber que Estados Unidos ha aprobado una modificación de la reglamentación y ahora las niñas de 15 años pueden tomarse la píldora del día después y además sin necesitar receta médica.

Se apunta además que la pastilla antibaby puede ser suministrada incluso a menores de 15 años. Este es el resultado de la decisión de un juez federal que ha ordenado a la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos, que permita la venta sin receta de Plan B One-Step, nombre del fármaco que actúa como anticonceptivo de emergencia. No sabemos si el juez ha tenido en cuenta que la venta libre de este fármaco puede acarrear consecuencias, su abuso está asociado al riesgo de sufrir tromboembolismo venoso, tema del que se ha hablado en España en varias ocasiones. Quizá habría que matizar el título y en lugar de decir Estados Unidos aprueba la píldora del día después para menores, debería decirse “un juez estadounidense pasa por alto los riesgos del libre comercio de la píldora del día después para menores”.

El anticonceptivo de emergencia que fabrica Teva Women’s Health, Inc, es un negocio lucrativo, el juez permite que se ponga en riesgo la salud de las menores, pero a esto hay que añadir que la FDA está de acuerdo en la comercialización, de hecho, contesta que la aprobación del fármaco es independiente de la sentencia judicial, es decir, tenían prevista la nueva reglamentación. El caso es que aprobar la píldora abortiva para menores ha levantado polémicas y causado protestas por parte de los grupos pro-vida y personas católicas, estos grupos tienen sus razones, las de preservar la vida y luchar contra el aborto. Personalmente destacamos la salud de las niñas y de los riesgos de su abuso, todo medicamento que pueda afectar a la salud debería ser proporcionado bajo prescripción médica.

Se le están dando alas a la industria abortiva y se descuida la salud de los menores, permitir que niñas de 15 años o menores de esa edad puedan tomar determinadas decisiones sin tener en cuenta a los padres o las recomendaciones de los especialistas, puede ser peligroso, pero existen más riesgos además del tromboembolismo venoso. Hay que destacar que esta píldora está definida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un carcinógeno de Grupo I, es decir, que existen pruebas suficientes que confirman que puede causar cáncer en seres humanos.

Son muchos los especialistas de salud que han criticado esta decisión, explican que la FDA muestra una elevada falta de preocupación por la salud de los jóvenes estadounidenses, obvia el derecho de los padres y la preocupación de los especialistas médicos, se posiciona totalmente a favor de las empresas farmacéuticas que hacen negocio con la venta de las pastillas antibaby. Con la libre comercialización de las píldoras del día después se puede incrementar el riesgo de infecciones por transmisión sexual ya que los médicos tendrán menos acceso a los menores. Pero, ¿qué argumentos ofrece la FDA para tomar esta decisión?, pues se basa en un estudio realizado por la farmacéutica en el que se destaca que las niñas a partir de 15 años de edad entienden perfectamente lo que es un medicamento, que saben que no se puede utilizar de forma habitual y que no protege contra las infecciones o el abuso sexual.

Es un estudio con poco sentido y coherencia, liberar la venta puede provocar forzosamente el abuso, con esta decisión es como si las pastillas se consideraran inocuas como los caramelos. Podéis conocer más detalles de la noticia a través del artículo de la publicación digital The Guardian.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...