¿Está roncando tu niño? Será mejor que prestes atención a ello

Los ronquidos nocturnos suelen ser habituales, pero cuando se dan en menores, es preciso descartar enfermedades que pudieran estar afectando su respiración.

cuidado si ronca tu niño

Para cualquier padre, ver dormir plácidamente a sus niños es una imagen reconfortante. Que algo perturbe su descanso es motivo de intranquilidad, especialmente si esto pudiese afectar su salud. Que cambien de posición o se despierten ante cualquier sonido, es algo normal, pero que ronquen constantemente puede ser señal de alarma. Si tu pequeño lo hace, debes buscar las causas.

Por lo general, cuando un pequeño experimenta ronquidos, éstos se vinculan a la aparición de catarros o virus. Sin embargo, si esta molestia es persistente e incomoda al niño mientras duerme, es el momento indicado para llevarlo al médico y descartar algún problema.

Estudios revelan que alrededor del 20% de los niños roncan alguna vez, mucho más los que tienen entre dos y seis años de edad. Al menos el 10% de ellos padece algún tipo de apnea de sueño obstructivo, que afecta su respiración durante noche. Por otro lado, las adenoides o amígdalas agrandadas, suelen ocasionar ronquidos en chicos más pequeños.

Síntomas en niños que roncan

El ronquido es causado por el tránsito de aire en una vía respiratoria angosta. Esta coyuntura se puede hallar en el vestíbulo nasal, el tabique, las amígdalas palatinas y linguales, los cornetes o las adenoides.

Además del fuerte sonido que producen mientras duermen, otros síntomas pueden indicar que tu niño no descansa bien durante la noche. Destacan irritabilidad al despertar, exceso de movimiento, posiciones anormales, incluso micciones inusuales y repentinas. Si se presentan estos inconvenientes, es posible que requiera estudios.

Si tu hijo está roncando, es mejor que prestes atención a su peso, pues la obesidad suele provocar dificultades para respirar. Asimismo, infantes con síndrome de Down o anormalidades en el rostro, tienen mayores probabilidades de presentar daños en las vías respiratorias.

El entorno de los niños también es determinante en la aparición de los ronquidos, sobre todo si hay cambios ambientales o presencia de agente alérgenos. Cuando los infantes conviven con personas que fuman o están expuestos al humo del cigarrillo, probablemente empezarán a roncar.

El diagnóstico oportuno es importante

A un chiquitín que sufre de ronquidos, conviene realizarle una evaluación para descartar la apnea o hipoapnea de sueño, ya que esto puede provocar males mayores en la adultez. Una vez confirmada la sospecha, el médico indicará una serie de cambios en el estilo de vida, para poder hacer frente a la situación. Es vital que tomes en cuenta, que pueden haber problemas de comportamiento nocturno en niños con apnea del sueño. 

Estos estudios también permitirán saber si tu hijo ronca debido a la presencia de alergias, como sucede con los que sufren rinitis y congestiones nasales frecuentes. De igual modo, servirán para descartar si hay o no alteraciones en la estructura de la nariz, como huesos desviados, estrechez en las fosas, etc. De ser el caso, probablemente requiera una intervención quirúrgica.

Especialistas sugieren revisar el tamaño de las adenoides, ya que éstas suelen ser el detonante principal de los ronquidos en un niño. Representan un 80% de los diagnósticos y tan sólo con removerlas, mediante una operación, el problema debería desaparecer. Lo mismo ocurre con las amígdalas.

Recomendaciones generales

Si está roncando tu hijo, evita despertarlo cada vez. Cuando estos sonidos se presentan, indican que el pequeño está profundamente dormido, e interrumpirlo sólo le provocará malestar. Al día siguiente se mostrará cansado, somnoliento y de mal humor.

Si consideras que tiene dificultades para respirar, es prudente cambiarlo de posición con cuidado. Muchos niños pueden ahogarse aún más rápido si están boca arriba, por lo que resulta conveniente ubicarlos de lado, tratando de no despertarlos, para que respiren mucho mejor.

Si notas que el chico respira por la boca, es de vital importancia someterlo a un tratamiento rehabilitador para devolver su habilidad fisiológica de hacerlo por la nariz. En estas circunstancias, la edad juega un papel fundamental, ya que en edades tempranas existen mayores posibilidades de éxito en las terapias y mayores oportunidades para dejar de lado este mal hábito de lado.

Toma en cuenta que respirar por la boca, en vez de hacerlo por la nariz, conlleva al desarrollo de patologías respiratorias y anomalías en el crecimiento del cráneo o la cara, que podrían cambiar su forma en la adultez. Sin duda, esto repercutirá en la aparición de trastornos del sueño nocturnos.

Como referencia, una persona saludable debe inhalar y exhalar una vez cada cinco segundos. Si durante su respiración con ronquidos, la siguiente supera los 10 segundos, probablemente padezca un episodio de apnea de sueño, que puede tener graves consecuencias.

Aunque la primera medida es descartar que el niño tenga un problema de salud, lo ideal es que no te desesperes o asustes demasiado. No siempre los ronquidos tienen que ver con la presencia de una enfermedad subyacente. No obstante, es preciso prestar atención, pues sólo un especialista podrá confirmarlo. Si tienes dudas, llévalo a un médico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...