Es tan importante cómo comen los niños como lo que comen

A la hora de conducir a niños y niñas hacia una alimentación saludable y de calidad, es importante tener presente lo que comen y cómo lo comen. Los investigadores de la American Heart Association abogan por un entorno alimentario saludable en el que los menores son participativos y se les permite elegir.

Alimentación infantil saludable

Según explica en un estudio la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón), es tan importante cómo comen los niños como lo que comen, apuntando que la creación de un entorno alimentario saludable les permite elegir qué y cómo comer, lo que fomenta los hábitos alimenticios positivos a largo plazo, así como un mantenimiento del peso corporal saludable.

Los expertos determinan que el comportamiento alimentario de la infancia, y en especial, su capacidad de autorregular el consumo, depende en gran medida de su ambiente en el ámbito de la alimentación, así como los deseos y demandas de los padres durante las comidas. Laos investigadores explican que cuando se ejerce presión para que los menores coman determinados alimentos que se consideran saludables, y se restringen los tipos y cantidades de alimentos consumidos (algo que los padres hacen con toda la buena intención del mundo), puede provocar que en edad preescolar se deteriore la capacidad de autorregulación en el comportamiento alimenticio.

También apuntan que aquellas prácticas alimentarias restrictivas, como limitar la ingesta de productos alimentarios que consideramos poco saludables como los snacks, se asocian a un mayor consumo cuando no se tiene hambre y a pesar de sentirse llenos, lo que aumenta considerablemente el riesgo de obesidad. La American Heart Association propone a los padres que se centren en el ambiente alimentario, que sea positivo y capaz de apoyar la elección de alimentos saludables por parte de la infancia, en lugar que vivir en un ambiente donde imperan las restricciones asociadas a la alimentación.

Los expertos explican que algunos padres pueden tener éxito utilizando estrategias como los castigos o las recompensas para motivar a sus hijos e hijas a comer alimentos saludables, pero son estrategias que a largo plazo pueden tener consecuencias negativas. Un entorno alimentario autoritario no permite que los menores desarrollen habilidades positivas a la hora de tomar decisiones, lo que termina reduciendo su sentido del control, un proceso muy importante en el desarrollo.

Claro, que también explican que un entorno en el que los menores pueden comer lo que quieran y cuando quieran, tampoco favorece que desarrollen hábitos alimenticios saludables, como siempre hemos comentado, los extremos son contraproducentes, pero lo más difícil es que los padres puedan actuar en un término medio, ni ser muy autoritarios ni muy tolerantes. Sobre la creación de un ambiente alimentario positivo, los investigadores comentan que es necesario proporcionar un horario rutinario para las comidas, permitir que los menores puedan elegir qué es lo que quieren comer entre varias opciones saludables.

También es recomendable servir alimentos que consumen habitualmente (siempre hablando de productos saludables), junto a otros nuevos y también saludables, por supuesto, los padres también deben consumir la misma comida demostrando que la disfrutan. Es importante prestar atención a las señales de hambre o saciedad de niños y niñas, sean verbales o no, así se podrá evitar presionarles para que coman más de lo que quieren comer.

Obviamente, todos los niños son diferentes variando su predisposición a la toma de decisiones saludables, pero un ambiente como el planteado contribuye a fomentar un desarrollo positivo orientado hacia decisiones alimentarias saludables. Comer en familia, que los padres den ejemplo, dejar que los menores participen en la elaboración de a comida, permitirles que elijan (entre varias opciones saludables), etc., son un conjunto de factores que ayudarán a construir hábitos alimentarios de calidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica JAHA.

Foto 2 | Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...