Es necesario proteger a los niños del sol con cremas solares del presente año

Algo que tenemos que tener en cuenta a la hora de proteger a los niños del sol, es utilizar cremas solares que no estén caducadas, ya que no ofrecen el mismo nivel de protección e incluso pueden provocar problemas como irritaciones e infecciones en la piel. Los expertos recomiendan utilizar cremas solares del presente año, ya que es el modo de garantizar que su factor de protección no se ha degradado y que no ha sido colonizada por microorganismos que pueden causar problemas de salud.

Protectores solares

Aunque es un tema del que ya hablamos en Pequelia, conviene volverlo a recordar a la hora de proteger a los niños del sol, es necesario utilizar cremas solares del presente año, ya que las de años anteriores posiblemente no reúnen las condiciones adecuadas para ofrecer una correcta protección. Todos hemos pecado de utilizar este tipo de cremas que adquirimos hace un año o hace dos, creyendo que no caducan y que serán perfectamente efectivas en su función, sin embargo, esto no es así.

En las etiquetas de los protectores solares indica claramente la fecha de caducidad del producto una vez que se ha abierto, superando esa fecha, que suele ser de un año, no se garantiza su eficacia, efectividad o seguridad. Utilizar este producto superada la caducidad no parece encerrar riesgos, pero la verdad es que pueden convertirse en un caldo de cultivo para la proliferación de microorganismos que pueden provocar problemas de salud.

La razón es la composición de estos protectores solares, integran diversos nutrientes y agua, dos elementos que, en combinación con la toma de contacto con el aire, los cambios de humedad y la temperatura, se convierten en un hábitat ideal para las bacterias. Si las cremas están en perfectas condiciones de conservación se podrían utilizar, pero teniendo presente que no se deben aplicar aquellas que tengan un cambio en su olor, color o textura, síntoma de que se han degradado, pero estos son casos extremos.

En cualquier caso, más vale no jugársela, los expertos comentan que en apariencia un protector solar puede parecer que estén bien y, sin embargo, podrían estar en mal estado causando irritaciones e infecciones por los microorganismos que han colonizado la crema. De ahí que la recomendación sea desechar la crema solar si está caducada y comprar una nueva, mejor no arriesgar por lo que vale uno de estos protectores.

Añadimos otro motivo más para no utilizar estos protectores solares caducados, su protección depende de la estabilidad de los filtros químicos, el paso del tiempo hace que esta estabilidad se degrade y se reduzca el factor de protección solar (SPF), de ahí que las compañías que las elaboran indiquen que no se puede garantizar su efecto protector pasados los 12 meses.

La calidad de la crema protectora, el estado de conservación y otros factores, pueden ampliar la vida útil del producto, pero no se sabe cuánto, como ya hemos comentado en otras ocasiones, no todos los protectores son iguales. Pero más vale curarse en salud y renovar el producto cada año, es una buena idea comprar un formato pequeño o mediano para evitar que se desperdicie. En definitiva, el principal consejo es no utilizar protectores del año pasado para proteger la piel de los niños de los rayos solares.

De nuevo os recomendamos que leáis este artículo de la química y divulgadora científica Déborah García Bello, publicado en ‘Cuaderno de Cultura Científica’, en él se realiza un análisis más profundo sobre las razones por las que no se debe utilizar una crema solar del año pasado.

Foto | Mackeedoo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...