Errores por los que tu niño no se adapta al colegio

Aunque lo ideal es que acudan contentos al colegio y disfruten de los nuevos compañeros y actividades, algunos niños tardan más que otros en adaptarse.

Errores por los que tu niño no se adapta al colegio

No se sabe para quién es más difícil el comienzo del curso escolar, si para el niño, que debe asumir un cambio rotundo de entorno, personas y actividades; o para los padres, que deben hacerse a la idea de dejar a sus pequeños solos y lejos de ellos. Pero todo tiene su proceso y hay que saber afrontarlo, evitando errores que entorpezcan las actividades y acciones comunes del inicio a clases.

Razones por las que el niño no se adapta al colegio

Si bien algunos infantes sorprenden al integrarse rápidamente a la escuela, hay otros que exceden el llamado período de adaptación y les cuesta más acoplarse a su nueva rutina. Si estás pasando por ello en casa, quizás debas conocer algunas de las razones por las cuales tu hijo rechaza el cole.

  1. Percibe inseguridad. Los padres siempre estarán temerosos o se sentirán culpables de “abandonar” a sus bebés en el colegio, pero lo ideal es que éstos no perciban el temor, las dudas, la desconfianza… No les benefician las largas despedidas o el acompañamiento prolongado en las jornadas escolares. Al contrario, los especialistas recomiendan mostrar una gran sonrisa y reforzar de forma positiva la asistencia al aula. Bastará con un “Adiós hijo, pásalo bien”, pues se trata de un lugar seguro, positivo y diseñado para ellos. Si tienes alguna objeción en cuanto al funcionamiento del centro de enseñanza, deberás discutirla lejos del niño, y de tratarse de una duda razonable, lo ideal sería cambiarlo de instituto-
  2. Desea quedarse en casa. Más allá de si el colegio es adecuado o no para tu hijo, es posible que su pensamiento esté centrado en quedarse en casa, por lo que hay que crear desde el principio una buena comunicación con el niño y sus tutores, ser constantes en la asistencia y en el cumplimiento de horarios y normas, y no reforzar los comportamientos negativos. El infante puede llorar, patalear, mostrarse apático o no participar en las actividades, pero no se le debe dar protagonismo a estas actitudes. Lejos del ambiente familiar y las tareas habituales, él irá descubriendo nuevos roles y formas de independizarse, relacionarse con los demás, y expresar afectos u opiniones.
  3. Se siente ajeno al colegio. Incorporar a los niños de golpe o sin preparación previa es un error. Pocos aceptan de lleno lo que desconocen. Para evitar esta situación, se sugiere involucrarlos en la compra del uniforme y los útiles escolares, hacer que se sientan parte del proceso, que seleccionen el motivo para el estuche de sus colores, la mochila o lo que llevarán de merienda. Hay que invitarlos a preparar su uniforme a diario y compartir ideas que lo motiven a ir a clases. De lo contrario, el niño podría percibir el colegio como una aburrida rutina, y ese no es el objetivo.
  4. Está fatigado o aburrido. Pasar del entorno familiar al escolar es un cambio radical y en ocasiones se escapan ciertos detalles. El niño, por ejemplo, deberá dar un vuelco a sus rutinas, tener una hora límite para ver televisión o jugar, ir a la cama más temprano, y alimentarse en horarios fijos… El desbalance en estos asuntos podría sumarle cansancio y fatiga, ponerle de mal humor, hacerle extrañar las cosas que antes hacía y volverlo retraído en el cole. Es conveniente explicarles qué rutinas seguirá en su nueva “casa,” pero no como un fastidio, sino como aquello que lo hará un hombre de bien. También se deben reforzar los aspectos positivos, preguntarle por los juegos aprendidos, qué personas conoció, qué le ha parecido el curso, cómo lo trata la maestra, qué materia le gusta… Todo eso servirá para crear afinidad.

Otro error común es el desespero o ansia de los padres por recoger a los niños en el colegio. Sea en el período de adaptación o en el curso del año escolar, lo conveniente es dejar los nervios a un lado y darles tiempo para conocer el medio y a las nuevas personas, familiarizarse con la estructura y las actividades, socializar… Ya en casa se tendrá la oportunidad de hacer preguntas e inclusive desarrollar actividades similares a las del cole para continuar reforzando el disfrute.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...