Errores de la alimentación infantil

Alimentos infantiles

Los padres debemos tener en cuenta los posibles errores de la alimentación infantil si queremos que se desarrollen adecuadamente a nivel físico y psíquico. No hace mucho que ha comenzado el curso escolar y los padres han retomado su actividad laboral, algo que forzosamente reduce el tiempo que les pueden dedicar a sus hijos. Los niños deben mantener unas pautas de alimentación saludable y esto se hace más difícil si los padres no estamos presentes.

Son muchos los estudios y las noticias que nos alertan sobre el aumento del sobrepeso y la obesidad y muchas otras enfermedades relacionadas con la ausencia de hábitos saludables. Los errores de la alimentación infantil son varios, algunos se cometen de forma inconsciente y los padres tenemos parte de culpa, por eso es interesante dar un vistazo a la web Comedores Saludables, en ella nos proporcionan una lista de errores que podemos subsanar para mejorar la calidad de vida y lograr un adecuado desarrollo de los niños.

La lista contempla todas las edades y se encuentra sujeta a diferentes aspectos que rodean la alimentación de los niños. El primer error que se comete cuando el niño todavía no ha cumplido un añito de edad, es introducir la leche de vaca en su dieta. Recordemos la importancia de la leche materna y como ésta no debe sustituirse siempre que sea posible por otras leches. Sabemos que en ocasiones no es posible proporcionar leche materna al bebé, para eso existe la leche de formulación, leche mucho más saludable que la leche de vaca, ya que ha sido tratada y los tipos de grasa que muestran son distintos a los de la leche de vaca. También hay que decir que el contenido de minerales, proteínas y vitaminas es superior.

Otro error que se comete en torno a la leche y los productos lácteos es que la mayoría de padres cree que estos alimentos contribuyen al crecimiento y el fortalecimiento de los huesos, lo que se traduce en algunas ocasiones en proporcionar una ingesta excesiva de estos alimentos a los niños, cuando en realidad los expertos aconsejan sólo tres raciones diarias, ya se sabe, incluso lo bueno en exceso puede resultar perjudicial.

De la sobrealimentación de lácteos resultan diversos problemas, reducción del aporte de hierro al organismo por las dificultades que crea el calcio para que el hierro pueda ser debidamente absorbido. Otro aspecto negativo del exceso de lácteos en la alimentación es el gran aporte de grasas animales ricas en ácidos grasos saturados, que provocan una notable reducción del apetito y diversos problemas digestivos. Como problema añadido se debe mencionar el exceso de azúcares que ofrecen algunos postres lácteos preparados y que no son nada recomendables en exceso para el buen desarrollo del organismo del niño, natillas o flanes preparados no son una buena alternativa a alimentos tan saludables como las frutas, muy necesarias por su alto contenido vitamínico y por su contribución en la asimilación del hierro que aportan otros alimentos.

Otro error es creer que los zumos envasados que se comercializan proporcionan a los niños todos los beneficios de las frutas, no hay ningún zumo envasado que pueda sustituir a una fruta o zumo recién exprimido. Como dato a añadir hay que decir que estos zumos preparados proporcionan al organismo un alto contenido en azúcares y un reducido contenido en nutrientes esenciales, ya que su contenido real de zumo es muy reducido.

hábitos de alimentación

Muchos estudios indican que los zumos envasados, al menos la mayoría, no son recomendables para ser incluidos de forma habitual en la dieta, aunque tampoco lo son los distintos refrescos que podemos encontrar en el mercado, pues presentan el mismo problema que los zumos, exceso de azúcares y escaso o nulo contenido nutritivo. En la alimentación infantil, frutas y verduras deben ser introducidas en la dieta habitual, facilitará que los niños se desarrollen adecuadamente en todos los aspectos y evitará que sufran la llamada epidemia del siglo XXI, la obesidad.

Los desayunos escolares son otro tema muy importante a tener en cuenta, hay que olvidarse de los cereales chocolateados o azucarados que tanto logran seducir a los niños, recordemos que no hace mucho la organización de consumidores FACUA denunciaba que 9 de cada 10 marcas de cereales para el desayuno que se comercializan contienen una cantidad excesiva de azúcar y contribuyen al aumento del sobrepeso infantil. Evidentemente los niños son seducidos por el sabor y los personajes infantiles que en ellos aparecen, de hecho, los niños son piezas fundamentales en el marketing y condicionan las compras de los padres, algo que deben evitar.

Los cereales infantiles ofrecen nutrientes interesantes, contienen una base de trigo, arroz o maíz, pero la carga extra de azúcares, chocolates, etc., es un incremento energético pero no ofrece nutrientes esenciales, algo indispensable para el buen desarrollo de los niños. Tampoco hay que ser cómodos y ofrecer a los niños productos resultantes de la bollería industrial, alimentos de escaso valor nutricional muy relacionados con la obesidad, recomendamos leer el post bocadillos para niños, en él se muestran los grandes beneficios del pan y por qué es necesario que se incluya este alimento en la dieta.

En Comedores Saludables también nos hablan de la importancia de hacer partícipes a los niños en la preparación de las comidas para introducirlos en una alimentación saludable. La implicación provoca una mayor aceptación de los nuevos alimentos y de aquellos que no son tan aceptados por los pequeños. Valorar todos estos consejos contribuirá a que la alimentación de los niños sea mucho más saludable y puedan alejarse de las distintas enfermedades asociadas a la alimentación deficiente.

Foto: Richard Thorp
Foto: Pavel Losevsky

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...