Eritema infeccioso o megaloeritema

El eritema infeccioso es una de las enfermedades que pueden aparecer en los niños de entre 6 y 12 años en primavera, se trata de una enfermedad que se caracteriza por la aparición de unas erupciones de color rojo que no molestan y que estarán presentes en la piel durante un periodo de unas tres semanas, posteriormente remitirá sin dejar secuelas.

Enfermedades infantiles

Con la llegada de la primavera se incrementa el riesgo de que los niños de edad preescolar o escolar puedan sufrir un eritema infeccioso, enfermedad también conocida como megaloeritema o 5º enfermedad, que está causada por la acción del Parvovirus B19, virus clasificado como eritrovirus que se asocia también a otras enfermedades como la anemia aplásica o patologías de las articulaciones.

El eritema infeccioso o megaloeritema es una enfermedad poco contagiosa y benigna, es decir, se suele resolver de forma espontánea sin dejar secuelas. La vía de contagio más frecuente es la respiratoria, a través de objetos, prendas de vestir, etc., es poco frecuente, pero suele adquirir relevancia en las guarderías, ya sabemos que en estos centros es donde se transmiten con más facilidad todo tipo de enfermedades.

El megaloeritema se incuba durante un periodo máximo de dos semanas, a partir de ese momento aparece en la piel una serie de erupciones que se asemejan a la urticaria, siendo más notorias en las mejillas de los niños que aparecen enrojecidas, dando la impresión de que hayan sido abofeteadas. Inicialmente los niños pueden tener síntomas catarrales, dolor de cabeza y en principio no tienen fiebre, quizá febrícula, cuando estos síntomas desaparecen, es cuando se inicia el periodo de las erupciones de color rojo, cuyo punto de partida son las mejillas, de ahí que parezcan estar más concentradas en esta zona.

Posteriormente las erupciones se extienden por el cuerpo con rapidez en sentido descendente, pero no aparecen ni en las palmas de las manos ni en las plantas de los pies. Estas erupciones aparecen difusas y pálidas en zonas como el tronco, pero más llamativas en las extremidades. Tras unos días, el color rojizo va desapareciendo de algunas zonas (sobre todo por el centro del cuerpo) y parece que la enfermedad tiende a remitir, sin embargo, al cabo de un mes es posible que reaparezca en la cara tras la exposición a los rayos solares, por realizar ejercicio físico o por llorar, pero remite con más rapidez en un plazo de unos 15 días como mucho.

El tratamiento es sintomático, es decir, hay que evitar los factores desencadenantes cuando en la primera fase el eritema remite, evitar el calor, la exposición solar, el ejercicio físico y todo aquello que provoque la vasodilatación. Si aparecen molestias articulares, es posible que el pediatra prescriba calmantes como el paracetamol, por lo demás, los niños pueden ir al colegio, ya que cuando la enfermedad se manifiesta deja de ser contagiosa.

No existe modo alguno de prevenir el eritema infeccioso, ya que hasta la fecha no se ha desarrollado una vacuna contra el Parvovirus B19. La única medida preventiva que se puede seguir es lavarse bien las manos, una regla que se aplica para evitar muchos tipos de enfermedades, de ahí la importancia de dicha acción.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...