Enuresis nocturna, ¿cómo afecta a los niños?

Muchos niños tienen el problema de mojar la cama, es decir, de padecer enuresis nocturna. La cuestión es que a partir de los cinco años, los niños ya deberían poder controlar el pipí por la noche, pero este problema es mucho más común de lo que nos pensamos. Un 15% de niños entre cinco y once años padecen enuresis nocturna. A los niños hay que darles formas de poder controlar este problema, pero hay que acudir al especialista para que nos asesore y para que descarte alguna patología asociada a estas perdidas de orina.

La enuresis nocturna es la pérdida de orina por la noche de forma continuada, es decir, es el caso de niños que no aguantan el pipí mientras duermen y que habitualmente mojan las sábanas a partir de los cinco años. Este hecho conlleva una serie de problemas psicológicos y físicos al niño y por supuesto para los padres que se preocupan y conlleva un trabajo extra a la hora de limpiar cada día la cama. No es un problema aislado, a partir de los cinco o seis años de edad un 15% de niños padecen enuresis nocturna. La cuestión es saber cuándo se debe buscar tratamiento o ayuda psicológica para los niños que padecen este problema.

La enuresis nocturna es un problema bastante común que afecta a un 15% de niños entre cinco y once años

Según el Dr. Enrique de la Peña, urólogo infantil del Instituto de Cirugia Urológica Avanzada de Madrid, se debe actuar sobre todo en aquellos niños que demuestran tener una preocupación por este problema y que les impide realizar actividades como ir a dormir a casa de un amigo por temor a mojar la cama o porque necesitan usar pañales y psicológicamente esto les puede producir una barrera para su desarrollo social. Cuando la enuresis nocturna es un problemas para el pequeño y un obstáculo para sus relaciones sociales se debe buscar una solución.

La preocupación de muchos padres es que la pérdida de orina constituya un síntoma de alarma de algún tipo de enfermedad, pero según este especialista, en la mayoría de casos la enuresis nocturna es un problema que suele desaparecer de forma espontánea en un momento u otro. A partir de los once o doce años, no hay casi niños que continúen con este tipo de problemas. No obstante, entre los cinco y los once años de vida, sí que debemos proponer soluciones al niño para intentar ayudarlo a superar este tema.

En el caso de que la pérdida de orina se esté produciendo por algún tipo de patología, los padres deberán estar atentos a una serie de síntomas que se pueden estar produciendo durante el día y que pueden acompañar a una enuresis nocturna. Un ejemplo es que el niño moje su ropita interior durante el día, cuando vemos que hace el típico baile conforme se están aguantando el pipí pero no va a hacerlo, si los padres se dan cuenta de que van constantemente a hacer pipí -con demasiada frecuencia- o al contrario, que deben estar encima del niño para que haga el pipí. Si la enuresis va acompañada de alguno de estos síntomas, deberemos acudir al especialista para analizar si hay asociada alguna patología bien sea funcional o bien congénita y buscar una solución a esa pérdida de orina nocturna.

Fuente | Enuresis Nocturna

Foto | bengrey en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...