Enséñales a jugar con el agua

jugar con e agua

Ya os hablamos de lo importante que es para el desarrollo de un niño jugar con el agua. En esa línea se inscriben acciones de aprendizaje como enseñarles cómo hacer diferentes formas sobre el barro con un bote vacío, cómo dibujar con los dedos, etc.

A los más peques les fascina clavar en la arena y formar figuras con ella. Los juegos simbólicos también se consiguen con un poco de agua e imaginación: jugar a preparar comidas, a servirlas y a limpiar los elementos usados después.

Para evitar que acaben llenos de barro lo mejor es que comiences a jugar con ellos para que puedan imitarte. Si comienzan a lanzarse la arena cuando juegan con otros niños, y no quieres que se ensucien demasiado será mejor intervenir lo antes posible.

A la hora de recoger también puedes aprovechar para enseñarles por ejemplo a usar la escoba como otro juego, de esta forma no tendrás que pelearte con ellos cuando quieras que dejen todo limpio. A través de los juegos infantiles y de mostrar que todo puede ser divertido se consiguen muchas cosas.

Jugando a “cosas de mayores”

A los niños de dos años les gusta lavar diferentes objetos y ver cómo cambian de aspecto cuando están húmedos y cuando se van secando. Además limpiar es algo que hacen los adultos y todos sabemos que si hay algo que les guste a los más pequeños es hacer “cosas de mayores”.

También se pueden aprovechar estos juegos con agua para enseñarles el significado de lleno/vacío, de grande/mediano/pequeño, los diferentes colores…

Otro de los juegos en los que podemos usar el agua es “jugar a ser jardineros”. Puedes hacer que el niño te ayude a cuidar las plantas de la casa, a regarlas, a quitar las hojas secas, a limpiar el polvo de las hojas…

Eso podrá conseguir que cada vez se sienta más interesado con la naturaleza y generar en él un sentimiento ecológico que le servirá para tener conciencia social cuando sea mayor.

Sonajeros de agua

Otro objeto que puede resultar muy divertido como juguete de verano para el bebé es una simple botella de plástico bien cerrada y llena de agua hasta aproximadamente un tercio de su capacidad y el resto de aceite. El agua puede colorearse con acuarelas e incluso se le pueden echar unas gotas de jabón.

Cuando los niños muevan la botella se originarán un montón de burbujas de colores que seguro les resultarán llamativas y pasarán mucho tiempo entretenidos.

También se pueden incluir dentro de la botella garbanzos, piedrecitas o cualquier otro objeto pequeño que haga ruido y se mueva al agitarla. Para evitar que pueda abrirla podemos incluso pegar el tapón, eso si, habrá tener extremo cuidado en utilizar un pegamento que no pueda resultar tóxico ya que ten por seguro que acabarán llevándose la botella a la boca.

Foto | Jessicafm

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...